Paranormal activity Los marcados es la cuarta entrega de la saga, aunque en mi opinión podría considerarse más bien un spin off ya que no vuelve a aparecer la protagonista ni se avanza más en la trama sobre la maldición familiar, sino que se amplía lo que conocemos acerca de este universo a través de la historia de unos mejicanos que entran en contacto accidentalmente con Toby, el demonio al que ya conocemos de las entregas anteriores.

Semejanzas con anteriores entregas

Si en la tercera entrega vimos cómo las niñas jugaban a invocar a Bloody Mary a oscuras frente al espejo, en Paranormal activity Los marcados, Andrew, Jorge y Gabrielle tratarán de invocar al íncubo de forma similar. Estos hechos no provocan la llegada del demonio en ningún caso, pero sí que muestra la predisposición de los protagonistas hacia lo misterioso.

Si hacemos memoria, en la segunda y tercera entrega Katie y Kristi decían que había que ignorar al demonio para que el fenómeno desapareciera, ya que este se alimenta del miedo. En este sentido, la invocación de Bloody Mary y del íncubo no tendrían un valor meramente simbólico porque tensaría la situación lo suficiente como para preparar el terreno e iniciar el miedo a lo sobrenatural en los protagonistas.

Otra semejanza con la tercera entrega es que al igual que con Kristie, al principio de la historia el demonio parece hacerse amigo de Andrew, el protagonista de esta historia, y al igual que en aquel título, cuando le rechaza Toby entra en ira y comienza una auténtica historia de terror de la que parece que nadie podrá sobrevivir.

Por otra parte la asistenta que aparece en la segunda entrega es la abuela de Andrew en Paranormal activity Los marcados, en lo que parece un intento de conectarla con la saga o más bien de transmitir una sensación de cercanía geográfica entre ambas historias, cosa que explicaría que el demonio apareciera también es esta historia sin necesidad de explicar demasiado su presencia.

Aportaciones al género

En las anteriores entregas poco a poco íbamos descubriendo que el mal venía a consecuencia de un pacto con el diablo, que este pacto había sido suscrito por una bruja y que detrás de ella había una comunidad entera. Ahora vamos a ver un gran cónclave, ante la presencia del cual el espectador se va a estremecer aún más que ante el diablo.

Un elemento positivo del título es la escenografía de los lugares ocupados por las brujas. Por un lado tenemos la casa de la primera bruja llena de suciedad, podredumbre y abandono y por otra, cuando hablamos del cónclave vemos casas impersonales, sin decoración, con los muebles cubiertos de sábanas, dando a entender que en esos lugares no vive nadie.

Elementos negativos que la empobrecen

En Paranormal activity Los marcados topamos con una demonóloga que parece una cría de instituto, elemento que parece más propio de películas o series insustanciales para adolescentes en las que ellos deben ocupar todas las posiciones importantes en el reparto. En este caso se echa de menos una experta curtida que de crédito a lo que estamos viendo y lo respalde argumentalmente.

En cada una de las entregas anteriores se aportó un elemento novedoso de terror; la cámara fina, la cámara oscilante o la cámara subjetiva. En este caso se prescinde de ese terror psicológico en favor de unos efectos especiales desmedidos y fuera de lugar que sacan de situación al espectador porque en ningún momento da la sensación de estar presenciando algo plausible.

It's only fair to share...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin