Lo primero que me llamó la atención de Memnoch el diablo es la semajanza del nombre con “Melmoth el errabundo”, la obra clave de la literatura gótica de Charles Robert Maturin. Ambos son el diablo y ambos son tentadores, hablamos de Lucifer y su motivación para arrastrar el alma de su víctima para siempre hasta el infierno.

Argumento

Una noche Lestat está acechando a un asesino, deleitándose conociendo los detalles de su vida antes de arrancársela, cuando en un bar algo distrae su atención de su presa; se trata de una discusión sumamente curiosa entre quienes identifica como Dios y el diablo. A partir de entonces seguirá al diablo hasta que este se enfrentará a él y se vencerá con facilidad. Lestat quería probarse con él, saber si sería más poderoso que el mismo demonio.

Pero aquí la historia va a dar un giro inesperado, porque de pronto Memnoch el diablo se va a comportar como Lucifer; va a invitar a Lestat a ser su lugarteniente. Para convencerle le pedirá que le siga hasta el infierno y le mostrará una realidad completamente diferente de lo que él entendía que son el bien y el mal, el cielo y el infierno.

La tentación de Lucifer seduce al propio lector. Personalmente reconozco que en su momento todas las piezas encajaban y resultaba incluso atractiva la idea de que el mundo fuera tal y como Memnoch el diablo lo plantea.

La tentación de Lucifer

Lucifer es uno de los personajes más  interesantes en la literatura y como escritor, uno de los más divertidos con los que trabajar, ya que las normas bajo las cuales se rige permiten que alteres completamente el universo, cambiar las reglas y virar la historia hacia donde desees sin mayor explicación que la que da el propio Lucifer.

Cuando hablamos del diablo es muy importante diferenciar a Satán de Lucifer. Es importante dejar claro que en todo momento hablo de la tradición literaria, sin entrar en ningún momento en las creencias de nadie ni en la religión como fenómeno real.

Decía que es importante distinguir entre Satan y Lucifer. Satanás significa “el enemigo”, por lo que es el enemigo declarado de Dios y su papel en la tierra es destruir su obra. Sin embargo Lucifer significa “el lucero del alba”, es la luz que guía en las tinieblas, quien trae luz en la oscuridad, lo cual tiene múltiples lecturas; por una parte nos trae esperanza en momentos de desesperación y por otra nos aporta sabiduría prohibida. Sin embargo todo solo será una ilusión ya que generalmente su intención es arrastrar a su víctima al infierno con crueldad.

Si quieres saber más sobre Lucifer puedes hacerlo en mi artículo: “Vampiros famosos y otros malos«

Valoración

En el artículo “El ladrón de cuerpos” decía que cada lector debe dar por finalizadas las Crónicas vampíricas en el momento que lo desee, porque estas eran eternas y la calidad parecía bajar de obra en obra. En ese orden de cosas considero que con Memnoch el diablo la historia se cierra tan bien como se cerró en “La reina de los condenados”, por lo que di por terminada la saga en ese momento aunque no por ello dejé de leer más sobre las crónicas.

Memnoch el diablo en cierto modo decepciona, ya que desde “Lestat el vampiro” esperamos otra novela de acción y aventuras que sin embargo no llega. Al contrario todas las demás son profundamente reflexivas y vemos cómo los personajes se enfrascan en discusiones y consideraciones infinitas en lugar de lanzarse a la lucha. Sin embargo esta disminución de la acción es necesaria si se quiere reflejar la maduración de unos vampiros cuya vida se extiende desde la noche de los tiempos.

Los vampiros primitivos

A lo largo de su viaje Lestat encuentra una especie de vampiros que son poco más que monstruos, son salvajes, viven en los bosques, eluden todo contacto y ni siquiera aparentan tener una inteligencia humana. Lestat se refiere muy poco a ellos, solo quizá para mostrarnos la fauna vampírica y para hacernos ver claramente la ruptura entre Anne Rice y la tradición popular vampírica. Lestat representa una clase muy humana de vampiro, con auténtica conciencia y alma, haciendo evolucionar considerablemente a los vampiros en la literatura y haciendo ver que al igual que Lestat da la espalda a esos vampiros decimonónicos que eran poco más que zombies.

Valoración

A pesar de que La reina de los condenados es la obra que menos me ha gustado dentro de las cinco primeras obras de cabecera de la saga, se trata de una gran historia. Quizá no me gustó que al igual que el momento de El concilio de Elrond en El señor de los anillos, la historia parece haberse atascado y durante gran parte de la obra esta parece no avanzar lo más mínimo. Da la sensación de que en un lugar unos están hablando y en otro otros están asesinando hasta el fin de los tiempos.

De todas formas esto solo es una impresión muy personal. La reina de los condenados es una gran obra porque otorga a la mujer un papel preponderante y lo hace de forma magistral. La obra llegó en una época en la que era necesario transmitir el mensaje de que “la mujer puede” y nunca sería demasiadas veces repetido. Son estos mensajes en estas obras los que terminan cambiando el mundo.

La reina de los condenados no solo habla del feminismo en cuanto al liderazgo y a la fortaleza, sino también habla sobre la maternidady la sociedad matriarcal en la que todo gira en torno a una mujer sensata y capaz.

It's only fair to share...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin