Los siete poderes

Los siete poderes, de Alex Rovira, aborda algunas de las claves necesarias para conducir una empresa a buen término, o como dice el propio autor, para la buena suerte. Así, en Los siete poderes, podemos ver cómo la suerte tal y como la conocemos no existe, sino que la creamos nosotros mismos a través de nuestras actitudes. Para ello, según el autor debemos dominar los siete poderes: Coraje, responsabilidad, propósito, humildad, confianza, amor y unión.

Al estilo de Quién se ha llevado mi queso y El caballero de la armadura oxidada, o El bosque de la sabiduría, del propio Alex Rovira, Los siete poderes, es otra obra de coaching de las que encontraríamos en la sección de “Crecimiento personal” de una librería. En esta obra, Rovira nos habla sobre la forma en la que debemos plantearnos las cosas para poder conseguir nuestro objetivo.

Creo que todos podemos sentirnos identificados con ello; estamos haciendo o hemos llevado a cabo alguna empresa que podemos identificar con la historia que se cuenta en Los siete poderes, desde la educación de un niño hasta la culminación de un trabajo. Más que un libro de aprendizaje con el que desarrollar nuevas habilidades y conocimientos, la considero una obra apropiada para cargarnos las pilas en aquellos momentos en que nos sentimos tentados de tirar la toalla. Por ejemplo, la obra Es fácil dejar de fumar, si sabes cómo, es el más claro ejemplo en esta temática, porque si cada vez que te sientes tentado de coger otro cigarrillo, vuelves a la lectura, rápidamente te disuade.

En Los siete poderes, vemos claramente dos clases de lenguaje que en ningún momento llegan a comulgar; por una parte tenemos la interesante y muy bien narrada historia de un caballero que se sumerge en la búsqueda de su vida y que en algunos casos recuerda a grandes obras del género, y por otro lado tenemos el discurso moralista del aprendizaje, que no casa del todo con la historia, la detiene y quizá la haga algo empalagosa. Consecuencia de ello es que el caballero no parece emprender la acción en toda la obra, sino que dificultades como el ataque de un dragón se resuelven mediante el aprendizaje y el amor.

La considero una buena obra en su terreno, aunque quizá sería también una gran obra en el género de la fantasía si estos dos lenguajes encajaran mejor. Podría usarse la historia como una completa alegoría y convertir las enseñanzas de Los siete poderes, en un instrumento más sutil. En cualquier caso Los siete poderes, es una obra que te carga las pilas y que ayuda y este es sin duda el fin del autor, completamente logrado.

Si eres de los que prefiere un lenguaje claro y sencillo Los siete poderes es tu libro. No te mostrará el camino para resolver la encrucijada, puesto que, como el propio Rovira dice, este camino solo lo puedes hallar tú. Encontrarás en esta obra multitud de alusiones a otros autores; frases que pasaron a la posteridad cargadas de energía.

Si te ha gustado también te interesará:

 

It's only fair to share...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn