Los perros de Tíndalos

Los perros de tíndalos es una auténtica historia de terror atávico de Fank Belknap Long para el llamado círculo de Lovecraft, en el universo de los mitos de Cthulhu. En este universo se entiende que una remota antigüedad, en la noche de los tiempos, la tierra estaba habitada por unos monstruos cósmicos de todas las clases. Algunos de ellos han permanecido de forma latente hasta nuestros días, o bien han prevalecido sus efectos sobre la naturaleza o bien se espera su vuelta desde el espacio profundo y esta se producirá algún día, para desesperación de la humanidad.

Unas de estas criaturas son Los perros de tíndalos. Vivieron en una antigüedad vertiginosa que va mucho más allá a cualquier datación actual sobre la edad de la tierra. De hecho en los Mitos de Cthulhu este suele ser un elemento común. Se entiende la materialidad del universo como un continuo, y aunque se refiera al principio y al final del mismo, lo hace, en mi opinión para incrementar la angustiosa sensación de eternidad que se interpone entre los secretos que atormentan a los personajes de los mitos y la edad actual de la humanidad.

Otra manifestación de la idea de terror atávico que persiste en los mitos de Cthulhu se encuentra claramente en el relato Los perros de tíndalos. En él, el protagonista viaja a un pasado remotísimo, a la noche de los tiempos. Pero ¿cómo representar tal magnitud de distancia en el tiempo?

Para mí, Long lo hizo de forma magistral. Describe cómo el universo material se va descomponiendo y variando hasta volverse incomprensible para él. Cuenta que la construcción de la realidad, a medida que va retrocediendo vertiginosamente en el tiempo, va variando su geometría. Cada vez hay menos parábolas, menos esferas y más ángulos, hasta que finalmente estas desaparecen y los ángulos van haciéndose más y más agudos, de forma que la existencia de la realidad cada vez es más primitiva y pavorosa, hasta que por fin encuentra a Los perros de tíndalos, unos monstruos atávicos que evitaron la tierra en una distancia temporal increíble y angustiosa.

Los perros de tíndalos son capaces de seguirle a través de los ángulos agudos. Ya le han visto, son capaces de encontrarle y reconocerle y su voluntad es terrible y primigenia. Así, la obra trata sobre la forma en que este personaje intenta escapar de los Los perros de tíndalos.

APLICACIÓN LITERARIA

Una de las cosas que convirtieron los mitos de Chulhu en una de las obras colectivas más impresionantes de todos los tiempos es la capacidad de aterrar al lector a través de historias en las que no cree. Si bien no es sencillo causar miedo con historias sobre fantasmas, o más clásicas, menos aún lo es a través de estos monstruos atávicos y cósmicos.

En mi opinión la fuerza de los mitos está en las descripciones. No tanto en la superadjetivación tan señalada y que sin duda es un sello distintivo de este tipo de obras. Me refiero más bien a la capacidad de describir situaciones de terror haciendo uso de una creatividad insuperable.

En el caso de Los perros de tíndalos Long utiliza la geometría para dar esa sensación de angustia extrema, y lo consigue bastante bien. El efecto que el recurso provoca en el lector me recuerda mucho al efecto que me provocó “Un descenso al Maelström”, de Poe, autor que sin quererlo inspiró la creación de los mitos.

 

Un misterioso hospital, un horrible parto. Las matronas han huido espantadas y el doctor Hillmore intenta asesinar al bebé. Pero ¿qué está ocurriendo? 
El bebé tiene horribles mutaciones. Algunos dicen que se trata del anticristo, Pero Arnold y Marie harán lo posible por salvar a su hijo y se ven inmersos en una fuga a lo largo de todo el país. Mientras tanto Arnold, enfermo de amnesia, busca su propia identidad perdida, pues en ella está la clave para resolver el misterio.

Si te ha gustado también te interesará:

It's only fair to share...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin