Los muertos no mueren es una magnífica comedia sobre el género zombie, en la que los personajes principales son viejas glorias del cine de los 80; una especie de Los mercenarios, pero esta vez bajo una temática del universo zombie. En este caso se trata de un fin del mundo científico fundamentado en cambios en la rotación de la tierra. Esto parece haber alterado las leyes de la realidad lo suficiente como para que los muertos se levanten de sus tumbas.

En Los muertos no mueren veremos al igual que vimos en El regreso de los muertos vivientes, cómo en una sociedad consumista los muertos vuelven al centro comercial para hacer lo que siempre han hecho, solo que en esta ocasión les veremos tratando de jugar al golf y otras actividades humanas que hacían en vida con muy poco éxito. Así, vemos cómo se hace comedia del materialismo y el consumismo, llevado por el ser humano hasta el fin del mundo

El aspecto que más me llama la atención acerca de este título es el papel pasivo de todos los personajes, que parecen asistir al fin del mundo como meros espectadores que no parecen tener el menor interés en interactuar ni ponerse en situación real; sin luchar y prácticamente dejándose matar y asumiendo que ha llegado su final y que no hay nada que hacer al respecto.

Lo mejor de la cinta sin duda es la aparición de Bill Murray, cuya sola presencia mejora cualquier título, en especial este, que no podría haber tenido tanto alcance sin él. Además en Los muertos no mueren se hace mucha comedia sobre metacine, para la cual su presencia es clave.

It's only fair to share...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin