Acabo de terminar Life is strange y dudaba entre esperar a mañana para escribir este artículo en frío o hacerlo ahora, con los sentimientos que me ha provocado a flor de piel. Finalmente, dado que lo que yo valoro siempre es la historia; el argumento y lo que esta hace sentir y en ningún caso cuestiones técnicas del juego, he creído que este sería el mejor momento.

Si sueles leerme ya sabes que en mi opinión, una historia que provoca grandes sentimientos es una gran historia. El sentido de la literatura es precisamente provocarlos y trasladarnos la ilusión de estar viviendo otra vida. Si esto puede trasladarse a un videojuego, entonces estamos hablando de una obra maestra argumentativamente, y sin duda Life is strange lo es.

Inmersión completa

A pesar de no sentirme identificado con la protagonista, ya que no tengo grandes cosas en común con ella; ni fui tan interesante en mi adolescencia, ni tan profundo, ni tuve una amistad tan perfecta con nadie, etc. Sin embargo, la historia ha conseguido que no la viva como si yo me pusiera en el lugar de ella, sino como si yo fuese la propia Max.

La tierna historia de amistad entre Max y Chloe me ha hecho llorar en dos ocasiones a mí, que suelo interponer un frío muro entre los personajes de una novela y yo, pero no sé lo que tiene Life is strange que desde el primer momento me enganchó y consiguió que me sumergiera completamente en la obra. Esto ocurre en el momento casi en el principio en que Max sale al pasillo del instituto, se coloca los auriculares y observa el mundo que le rodea a través de esa música maravillosa.

Jugando a Life is strange, me he sentido mecido por una mano maravillosa, yo que suelo sentir que los videojuegos son demasiado largos, que a menudo repiten mecánicas y pronto me impaciento. Sin embargo me he dejado transportar por este. Sentarte en un banco, contemplar la cinemática y escuchar las reflexiones de Max con esa música de fondo es sencillamente tan placentero que la prisa por terminarlo no existe, sino que el juego te invita a alargar cada pequeño detalle y disfrutar de él.

De la vida y la muerte

Argumento

No te preocupes, no voy a estropearte la historia con un spoiler. Si me lees sabes que no me gusta hacerlo. La experiencia en este juego es completa solo si la empiezas sabiendo muy poco sobre lo que va a ocurrir, por lo que apenas puedo contarte nada sin estropearla.

Life is strange es una historia maravillosa de amistad entre Max y Chloe, dos muchachas de dieciocho años cuya relación conmueve hasta lo más profundo. Personalmente me ha provocado una grandísima melancolía sobre algo que no he vivido, lo cual es un logro absoluto.

No se trata solo de la amistad, sino de la crisis de la adolescencia y el paso a la edad adulta; de todo lo que dejamos atrás; de esos aromas maravillosos que nos regala la vida cuando descubrimos experiencias por primera vez; la primera vez que nos enamoramos, la primera vez que besamos y el modo en que exaltábamos la amistad por encima de todo. Life is strange es un canto maravilloso a la mejor época de nuestra vida.

De la vida y la muerte

El mensaje

Hablaba del fin definitivo de la infancia y la entrada al mundo de los adultos; transformación que en mi opinión añoraremos el resto de nuestra vida. Life is strange nos habla de la pérdida de la inocencia, de la corrupción de un universo desordenado; parece que todo tiene mucho sentido cuando somos niños, pero después descubrimos lo que han hecho los adultos con el mundo y todo ello es inexplicable y absurdo, no encaja en la lógica pura y perfecta de un niño, y esa corrupción se contagia y lo contamina todo.

Life is strange tiene un mensaje muy importante que transmitir al jugador, pero lo mejor de todo es que ese mensaje es muy personal y se adapta a cada persona según su realidad, pues ante todo hay que decir que se trata básicamente de un juego de decisiones a través del cual transformaremos y desarrollaremos la historia, con múltiples caminos y dos finales posibles.

A pesar de lo personal que es la experiencia, Life is strange nos habla sobre la amistad verdadera, sobre el amor al ser humano, la pérdida, la tristeza y la necesidad de apoyarnos en otras personas para seguir adelante y sobrevivir.

De la vida y la muerte

Pelijuego

Recuerdo que de adolescente, a mediados de los 90, soñé con un videojuego que era una película en la que yo debía ir tomando decisiones y de vez en cuando controlar al personaje con el mando, con largas cinemáticas y una historia que me absorbía completamente. Recuerdo que le conté ese sueño a mi novia y que me preguntaba si algún día sería posible algo así y si lo vería. Pues eso es Life is strange.

La historia me recuerda a la genial serie Por 13 razones, solo que aquí tomamos parte tan importante en las decisiones que desarrollarán la historia que sin darnos cuenta nos hemos introducido en la misma, de manera que las vivencias son más directas; más felices, emocionantes y también más hirientes.

De la vida y la muerte

Conclusiones

He hablado muy poco sobre el argumento y nada sobre la técnica y el arte. A nivel usuario opino que la música y el arte son sublimes, transmitiendo íntegramente el sabor de la adolescencia. En cuanto al argumento, no puedo hacer más que rodear el tema principal para no estropearte la experiencia.

Life is strange se encuentra ahora mismo en mi top 3 de los juegos de mi vida. Me ha hecho sentir muchas cosas, me ha hecho añorar una vida y una amistad que no he tenido, me ha hecho enamorarme, vibrar  y temer angustiosamente por Max y Chloe. Sencillamente es una obra maestra.

De la vida y la muerte

It's only fair to share...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin