La experiencia de leer La reina de los condenados es algo similar a leer una especie de apocalipsis vampírico extremadamente interesante. Parece que de una forma o de otra se acerca el fin de los tiempos; los vampiros deben asumirlo para estar a la altura y luchar con dignidad hasta el final.

El feminismo

Lestat es el protagonista de toda la saga, eso está claro. Sin embargo La reina de los condenados es una mujer y los personajes que van a decantar esta historia en un sentido u otro son también mujeres. Durante una eternidad el gran Marius había custodiado al rey y a la reina, intuimos que el rey es el vampiro más poderoso del mundo, pero cuando por fin despiertan vemos cómo no es así, en realidad ella es la reina y se alimentará de él como lo haría una mantis, haciéndole pasar por prescindible e insignificante a pesar de toda la expectación que había generado.

Es por tanto La reina de los condenados una novela en que las heroínas son todas mujeres. Ni si quiera Lestat tienen un papel demasiado importante, ya que básicamente durante casi toda la obra se convierte en el “besugo” que se deja engatusar por Akasha y cumple todas sus órdenes.

Argumento

Con La reina de los condenados nos enfrentamos a lo que podríamos denominar el fin de los tiempos para los vampiros. Akasha fue la primera vampira de la historia en la antigua Mesopotamia gracias a una maldición que ha ido transfiriendo a otros y estos a su vez a otros humanos hasta el momento presente en el que hay una población de vampiros incontrolada.

La sabgre es muy importante en esta saga. La sangre de Akasha corre de alguna manera por las venas de todos los vampiros aunque diluida. Beber la sangre de un vampiro antiguo da más poder y Lestat, que ya fue creado por un vampiro medianamente poderoso beberá la sangre de la reina y se convertirá en su lugarteniente.

La reina de los condenados pretende acabar con la humanidad. Pronuncia un discurso enloquecido afirmando que acabará con todos los hombres de la tierra salvo algunos sementales, creando una sociedad de mujeres y obteniendo con ello una sociedad femenina y por tanto perfecta. Pronto e lanzará ala taque, asesinando con tan solo una mirada fulminante y planea la creación de un pequeño ejército que la ayude a cumplir su fantasía.

Todos los vampiros que conoceros celebrarán un cónclave secreto con la esperanza de acabar con Akasha, aunque hacer sería acabar con todos los vampiros, pues si la reina muere la magia de su sangre desaparecerá con la maldición. Este es el gran dilema al que se enfrentan, teniendo en cuenta que Lestat está con ella y puede convertirse en una gran dificultad o quizá en una solución.

El amor imposible

Hasta ahora hemos visto cómo Lestat buscaba otros semejantes que dieran sentido a su existencia. Generalmente cuando un vampiro transforma a otro le da la bienvenida a su nueva existencia y se convierte en su mentor; le enseña a alimentarse sin llamar la atención y las pautas necesarias para sobrevivir y desenvolverse. Además, cuando ocurre la transformación suele ser porque el vampiro busca un amor para la eternidad.

Por un lado los vampiros sufren un destino similar al de “Los inmortales, de 1986”, es decir que ven envejecer y morir a sus seres queridos y finalmente se convierten en personajes solitarios, tristes y desesperados que en algunos casos ansían la muerte. En el caso de los vampiros, tienen la posibilidad de convertir a alguien para que le acompañe toda la eternidad, aunque esto no suele salir bien.

Hablamos de la búsqueda de una quimera, el amor puro y auténtico desde una perspectiva mal planteada, dado que generalmente buscan a un hombre o a una mujer, indistintamente, de una belleza perfecta y tras convertirle pretenden que la nueva criatura les ame como ellos desean amarla. El amor no surge, no es natural, sino que se intenta imponer y la consecuencia de ello suele ser una caída en el abismo y una sensación de soledad más acuciante, que poco a poco convierte a los vampiros en seres más solitarios y escurridizos.

Los vampiros primitivos

A lo largo de su viaje Lestat encuentra una especie de vampiros que son poco más que monstruos, son salvajes, viven en los bosques, eluden todo contacto y ni siquiera aparentan tener una inteligencia humana. Lestat se refiere muy poco a ellos, solo quizá para mostrarnos la fauna vampírica y para hacernos ver claramente la ruptura entre Anne Rice y la tradición popular vampírica. Lestat representa una clase muy humana de vampiro, con auténtica conciencia y alma, haciendo evolucionar considerablemente a los vampiros en la literatura y haciendo ver que al igual que Lestat da la espalda a esos vampiros decimonónicos que eran poco más que zombies.

Valoración

A pesar de que La reina de los condenados es la obra que menos me ha gustado dentro de las cinco primeras obras de cabecera de la saga, se trata de una gran historia. Quizá no me gustó que al igual que el momento de El concilio de Elrond en El señor de los anillos, la historia parece haberse atascado y durante gran parte de la obra esta parece no avanzar lo más mínimo. Da la sensación de que en un lugar unos están hablando y en otro otros están asesinando hasta el fin de los tiempos.

De todas formas esto solo es una impresión muy personal. La reina de los condenados es una gran obra porque otorga a la mujer un papel preponderante y lo hace de forma magistral. La obra llegó en una época en la que era necesario transmitir el mensaje de que “la mujer puede” y nunca sería demasiadas veces repetido. Son estos mensajes en estas obras los que terminan cambiando el mundo.

La reina de los condenados no solo habla del feminismo en cuanto al liderazgo y a la fortaleza, sino también habla sobre la maternidady la sociedad matriarcal en la que todo gira en torno a una mujer sensata y capaz.

It's only fair to share...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin