Aunque al principio pensé que este sería un remake indeseable que destrozaría la memoria de la película más mítica de todos los tiempos sobre el género, me refiero a la versión del 69, esta idea prejuiciosa fue desterrada casi desde el primer momento, pues pronto se ve cómo La noche de los muertos vivientes 1990 es una gran producción que no solo respeta la memoria de la primera, sino que modifica algunos aspectos de la misma que hasta cierto punto mejoran la historia. No en vano está producida por los propios Russo y Romero.

Semejanzas con la versión original

La noche de los muertos vivientes 1990 comienza auténticamente bien, al igual que lo hizo la primera. EN esta versión han sabido modificar lo suficiente para que ese comienzo tan escalofriante y tan mítico de la mítica cinta sea ahora un comienzo sorprendentemente bueno, aún comparando ambas versiones.

En La noche de los muertos vivientes 1990 los zombies también usan herramientas, aunque lo hacen de un modo simple, para golpear y romper obstáculos. Han perdido su inteligencia aunque no se comportan meramente como animales, se adivina que permanece un testimonio residual de su humanidad.

Corríamos el peligro de que esta versión se convirtiera en una parodia absurda y gore típica de los 90, sin embargo es una gran versión y sería una gran obra maestra si fuera esta la primera en lugar de un remake.

Otro aspecto muy importante en que se parecen ambas versiones es la ominosidad de cuanto está ocurriendo. No se trata simplemente de una historia de supervivencia zombie, sino que en todo momento sentimos que el infierno está sobre la tierra. Es difícil no sentir esa sensación ominosa de estar asistiendo al fin del mundo.De la vida y la muerte

Diferencias clave

La noche de los muertos vivientes 1990 cuenta con una gran caracterización e interpretación de cada uno de los personajes. La mirada de Ben dice mucho, no sería necesario que se comunicara con palabras, lo que da a una obra, que teniendo en cuenta que transcurre toda en un espacio muy pequeño, una tensión y un realismo que mantiene al espectador pegado a la pantalla en todo momento.

Sin duda la diferencia más grande entre ambas versiones es que en esta, Bárbara no es una inútil, sino una heroína, aunque muy bien medida, pues no llega a un nivel absurdo ni rompe  el realismo ni la ominosidad de la historia; simplemente Barb ha conseguido limpiar su imagen de la versión del 69, de una mujer sumisa e impotente.De la vida y la muerte

Otros elementos importantes

En La noche de los muertos vivientes 1990 se ha utilizado la señal de televisión muy inteligentemente. Veremos cómo la transmisión se detiene y en su lugar aparecen un texto muy inquietante pidiendo a la gente que no salga a la calle, aunque cerca del amanecer, cuando la historia deba acabar la señal vuelve, símbolo de que la civilización humana no ha terminado y nace una nueva esperanza.

Si en la primera versión encontramos dos posturas a seguir por la que los personajes pelearon; esconderse en la casa o esconderse más aún en el sótano, en La noche de los muertos vivientes 1990 aparece una nueva; la de salir y moverse, como diría Max Brooks en su guía de supervivencia zombie.

Por último, el final de esta versión es sublime. Simplemente hay que verlo.

De la vida y la muerte

It's only fair to share...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin