Vi La fuga de Logan por primera vez cuando era un niño, y aunque seguramente sería demasiado pequeño para ver un título como este lo cierto es que me marcó profundamente, extrayendo la idea de ¿por qué otros se empeñan en decidir sobre la vida o muerte de los demás? Ahora, siendo adulto veo claramente que la película posee múltiples lecturas y una gran riqueza argumental.

Un mundo feliz

Lo primero que me llama la atención de La fuga de Logan es que me recuerda muy claramente a la distopía de Aldous Huxley, de 1932, que muestra un argumentario sobre la ciencia ficción demasiado adelantado para su época. Además su obra es una clara y feroz crítica a la enorme propagación del fascismo y el racismo que Alemania por aquella época exportaba ante la admiración del mundo.

En Un mundo feliz las personas están controladas desde el nacimiento, en probetas hasta su muerte; se les ofrecen drogas para lograr la felicidad, se les empuja a la más absoluta promiscuidad sin sentimientos y se las clasifica por categorías sociales empleando para ello unas chapas de colores, de modo que cuando un nuevo sujeto nace ya se conoce cuál será su futuro, eso sí, un futuro lleno de producción para el estado en el que está prohibido no ser feliz.

Un mundo feliz inspiró decenas de títulos en todos los formatos. Uno de ellos fue el juego de rol Paranoia, basado en una computadora que dirige los designios de la humanidad bajo una organización muy estricta, buscando paradójicamente el bien del hombre y siendo obligatorio ser feliz; lo contrario sería considerado como una especie de virus que se debería exterminar. A partir de aquí, los jugadores, que tendrán que desconfiar los unos de los otros y de todo lo que ven alrededor deben cumplir una serie de objetivos, sabiendo de antemano que esa persona tan feliz que está a tu lado quizá en el fondo te odia y esté buscando tu perdición.

La fuga de Logan es otro de los títulos basados en Un mundo feliz. De hecho se parecería lo suficiente como para poder integrarla en el mismo universo, pues aunque Un mundo feliz es profundamente detallista, en La fuga de Logan no se profundiza demasiado en el fundamento de la distopía, sino básicamente que los jóvenes son descuidadamente felices y promiscuos hasta que cumplen los 31 años, momento en que deben desaparecer para que su vejez no ensombrezca la felicidad de los demás.De la vida y la muerte

La instrumentalización del ser humano

Con este argumento entramos de lleno en la deshumanización máxima que impide que podamos ponernos en lugar del otro. Me refiero al hecho de usar a las personas como objetos u objetivos. De este modo veremos cómo cada noche el que quiere mantener relaciones sexuales se enchufa al sistema y es ofrecido al resto, como a través de una pantalla. Las imágenes van pasando y solo tienes que elegir qué te apetece para tenerlo al instante. Esta sería la expresión máxima del consumismo.De la vida y la muerte

El papel de la mujer

Veremos cómo en La fuga de Logan hay dos personajes principales; un hombre y una mujer aunque solo el hombre es el protagonista que toma todas las decisiones mientras ella mantiene un perfil bajo, obediente y se comporta como una seguidora que no decide siquiera ser la pareja de él, porque es él quien lo decide debiendo, al parecer, ella quedar agradecida por su elección.

Se trata de una especie de rol sexual tardío heredado de la cultura de los 50, cuando curiosamente la cinta es de finales de los 70, década de gran revolución sexual en la que los jóvenes reclamaban unos roles andróginos, movimiento que derivó en la revolución de la mujer de los 80. No ocurre lo mismo en Un mundo feliz, novela de los 30 en la que se percibe un gran liberalismo sexual en el que el derecho de la mujer está mucho más parejo al del hombre que en los 50.De la vida y la muerte

Premisa egoísta

El protagonista es un personaje odioso con el que nunca me llegué a reconciliar, ni a lo largo de la película, ni a lo largo de los años. Ya de niño le sentencié con un “¡ahora te toca a ti!”, como deseando que le hicieran tragar un litro de empatía con un embudo. Y es que la película trata de unos cazadores que disfrutan enormemente asesinando a los ciudadanos que con 31 no se han dirigido pacíficamente al matadero como el ganado, sino que intentan escapar. Logan es uno de estos cazadores al que oportunamente se le ocurren las ideas de libertad y de humanismo en el momento en que al parecer, por error, la luz de su mano se enciende haciendo ver que ha cumplido 31 años.De la vida y la muerte

Un gran mensaje

«Primero vinieron por los socialistas, y yo no dije nada,
porque yo no era socialista.
Luego vinieron por los sindicalistas, y yo no dije nada,
porque yo no era sindicalista.
Luego vinieron por los judíos, y yo no dije nada,
porque yo no era judío.
Luego vinieron por mí, y no quedó nadie para hablar por mí.»

La fuga de Logan me recuerda profundamente este poema del pastor luterano alemán Martin Niemöller sobre el holocausto judío, que muestra cómo el egoísmo y la falta de unidad y de humanidad puede arrastrar a esta hacia lo más bajo.

Logan es el héroe imperfecto. Recorre un camino más largo de lo habitual para convertirse en héroe, pues empieza siendo un cruel villano y está manchado por ello durante toda la historia. Es decisión del espectador perdonarle o no, pero más allá de eso, que en realidad no es tan importante, La fuga de Logan tiene un gran mensaje que transmitir y la lectura que hagas de ese mensaje es lo verdaderamente importante del título.De la vida y la muerte

It's only fair to share...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin