La rama alcanza la baya más alta, mas calla, llaman a la dama blanca. La arrastran al altar. La alarma llama a las armas. La cabalgata, lanza a la cara, carga a la mascarada algarada para salvar a la dama blanca. La algarada alarga las armas, clama, brama, amaga a la dama, alzan palas, lanzas, dagas, clavas, para marcar gargantas.

La blanca cabalgata lanza las armas a la carga, mas sangra; la malhadada algarada para la marcha, alza la mascarada cara, abraza gargantas, clava las lanzas, aplasta la carga, gana la batalla. La cabalgata, rayana a la nada, marcha a la barbacana a salvar las alarmadas almas.

La dama blanca pasa a la algarada. Alcanzan la caza. La malhadada algarada baja a la playa, a las barcazas, mas al alba, la marcha para, la dama blanca llama a la calma, canta, mancha las caras, las amarga. La algarada calla, la abrazan, la alcanzan a la barbacana, marchan a las barcazas, marchan al mar, a las malvas casas, más allá, tras la clara barba blanca.

La cabalgata salta, llama a la dama blanca, la dama, la cabalgata, danzan, cantan, mas la casa ámbar jamás sabrá más cargas. La calma la alcanza.

 

It's only fair to share...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin