El escritor Stephen King es reconocido como un maestro del terror con una producción abrumadora de obras, pues tal y como él mismo afirma, dedica cuatro horas del día a leer y otras cuatro a escribir en un flujo de trabajo e investigación y un estilo de vida envidiable para todos los que alguna vez hemos soñado con dedicarnos a esto.

Hablamos de un autor peculiar. Por una parte en el mundo anglosajón se le ha señalado muchas veces como heredero de Poe y Lovecraft aunque ni su argumento ni su estilo tengan nada que ver con ello, aunque en algunas ocasiones si que haya tomado ciertos argumentos de estos para desarrollar sus obras. Por ejemplo Cementerio de animales me parece una consecuencia clara del relato El wendigo de Algernon Blackwood, enmarcado en el círculo Lovecraft, aunque el escritor Stephen King emprendo un camino muy singular y por lo tanto es único en su estilo y estas comparaciones no serían correctas.

El miedo y el contexto

El escritor Stephen King afirma que el terror más puro es el que viene de la realidad. Hace tiempo relataba para una revista que su hijo le había pedido que le contara una historia de terror. Al tiempo él le contó que era adoptado y le hizo palidecer, después afirmó “ahí tienes tu historia de terror”. En cierto modo esta premisa se cumple con sus obras, ya que son las más realistas las que más se acercan al género y en las más fantásticas me resulta algo difícil encontrar la argumentación del terror.

No sé qué tiene El escritor Stephen King que sus obras dan de todo menos miedo. Sin  embargo esto no provoca que sean malas en absoluto pues son muy interesantes y tienen muchas virtudes. Yo diría que se encuentran más en el terreno de la fantasía que en el del terror; una fantasía muy oscura con una temática de terror que engancha a los amantes del género. Sin embargo, hasta el momento, siempre que ha aparecido un elemento sobrenatural en sus obras mi búsqueda del miedo ha quedado frustrada demasiado pronto.

Por otra parte es cierto que Stephen King es un maestro creando contexto. La descripción inicial en Posesión, por citar un caso aunque podemos ver esto en todas sus obras, es completísima. Antes de empezar con la historia el autor ha pintado un cuadro completo en que esta se desarrollará, de forma que conocemos la calle, sus casas y a todos sus vecinos.

En la zona muerta esa descripción del contexto era tan y tan amplia, pues al contrario que en Posesión, que pronto arranca con un ritmo frenético que arrastra al lector hasta el final porque hay que tantas muchas cosas en la zona muerta solo tiene que ocurrir una cosa. Con King siempre nos vamos a novelas de quinientas páginas, cuando muchas de sus historias agradecerían algo más de brevedad. Por lo menos a mí me gustan las historias intensas, los diálogos que hacen avanzar la historia y no tanto todo lo que sirve a ampliar información sobre el contexto.De la vida y la muerte

Lo mejor del escritor Stephen King

Sin embargo novelas como Misery en la que no existe ese componente de terror me han atrapado y absorbido de manera que no quería y no podía parar de leer. Estas obras se han aproximado más al terror real que las otras, quizá porque el componente fantástico de Stephen King sea demasiado fantástico. Es más fácil creer en una posesión y un exorcismo que en una posesión que provoque telequinesis y pueda alterar la realidad del entorno sencillamente porque el primer argumento está muy arraigado en nuestra cultura y de alguna forma algo dentro de nosotros cree que es posible aunque sea de forma secreta y supersticiosa.

Por otra parte el segundo argumento entra claramente en el terreno de la fantasía y aunque no hace que la obra deje de ser interesante crea cierta distancia emocional entre la historia y el lector porque aunque le interese no la cree y le convierte en un lector curioso o analítico, pero nunca espantado ante lo que lee.De la vida y la muerte

Obra de Stephen King

Cell

Podría decirse que Cell es una obra adelantada a su tiempo. Habla sobre la adicción a las nuevas tecnologías y el aislamiento social que estas han provocado en un momento en que los teléfonos móviles no eran más que eso y no servían más que para llamar.

En este contexto, una extraña señal dañará o reprogramará los cerebros de todos los que estaban conectados a su teléfono móvil en ese momento, provocando rápidamente el apocalipsis en el que un grupo de desconocidos tendrán que sobrevivir en un épico e incierto viaje.
De la vida y la muerte

Cementerio de animales

A mi modo de ver no hay duda de que esta obra es una consecuencia directa de El wendigo, de Algernon Blackwood, obra perteneciente a los mitos de Chulhu en la que se muestra el terror a la inmensidad de la naturaleza virgen y los misterios que ella encierra de una forma magistral. 

En este caso la historia transcurre alrededor de un antiguo cementerio indio en el que en algún momento se rindió culto a criaturas que se pierden en la noche de los tiempos. Cementerio de animales es sin duda un digno sucesor de El wendigo.
De la vida y la muerte

Carrie

¿Qué se puede decir de Carrie? Ha grabado en mi memoria para siempre una de las imágenes mejor construida, más terrible y más bella dentro del argumentario del terror, de mi vida, y es esa Carrie pavorosa, alzando las manos, con un puñal clavado en su espalda, toda ella roja, terrible, bañada en sangre, con su figura recortada contra la luna llena e iluminada por decenas de incendios a su alrededor.
De la vida y la muerte

It's only fair to share...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin