Conocí Entrevista con el vampiro, el primer título de la saga de Anne Rice, Crónicas vampíricas, gracias, en realidad, al segundo título de la colección: Lestat el vampiro, personaje del que me enamoré, ya que colmaba todas mis expectativas de preadolescente; su fortaleza, su rebeldía, su atractivo, su inmortalidad, sus capacidades sobrenaturales y sobre todo su pensamiento filosófico a una edad en la que se empieza a filosofar sobre la vida.

Entrevista con el vampiro supuso un enorme éxito para Anne Rice gracias al cual escribiría después una colección de libros que alcanzaría su clímax durante sus primeras cinco obras; Entrevista con el vampiro, Lestat el vampiro, La reina de los condenados, El ladrón de cuerpos y Memnoch el diablo. Con todas estas obras la autora dibuja magistralmente el universo de sus Crónicas vampíricas, sorprendiendo además con enfoques muy novedosos de una obra a otra, creando giros y ampliando o matizando dicho universo de forma apasionante.

A estas primeras obras les siguen una sucesión de crónicas en las que a libro por personaje fue construyendo la historia de los principales personajes de la historia principal y ampliando relativamente el universo con la incorporación de otros. Sin embargo, en esta etapa las crónicas vampíricas entraron en un declive letal. Anne Rice ahora escribía un libro por año construyendo argumentos poco originales y textos poco revisados que entraban en contradicción o en absurdos en los que no caía antes. Finalmente sus fans se quejaron vivamente en las redes sociales del momento y ella al parecer cayó en una depresión.

El secreto de Entrevista con el vampiro es que Anne Rice tomó la figura del vampiro tal y como la dejó Bram Stocker y lo enriqueció enormemente humanizándolo y haciéndolo evolucionar, dejando a un lado al monstruo, y considerándolo por primera vez el protagonista absoluto de la historia; un protagonista que experimenta un terrible drama con su transformación y debe enfrentarse a una nueva naturaleza mientras que los seres humanos pasan a formar parte del argumento, del decorado o suponen en algunos casos la dificultad o la oportunidad. Sin embargo, los vampiros conviven en una especie de sociedad minúscula al principio, que poco a poco se va globalizando a medida que el mundo de los humanos también lo hace.

Entrevista con el vampiro cuenta la historia de Armand, un vampiro quizá excesivamente sensible, en cuyo camino se encuentra un monstruo inmoral llamado Lestat, que es quien le transforma a través de su sangre. También veremos en esta obra a la pobre Claudia, una crueldad más de Lestat, que pretendía formar una familia al crear a esta niña vampiro.

La obra funcionó tan bien que se convirtió en una saga de la que Lestat sería el protagonista, lo cual obligó a Anne Rice a mostrar a Louis, el protagonista de Entrevista con el vampiro, como un mentiroso que había transformado a la sociedad vampírica mostrando la realidad de los vampiros al mundo a través de una visión muy sesgada. Gracias a ello Lestat ya no era el villano absoluto y Louis se convirtió en una figura triste y melancólica con escasa participación en el futuro.

En Entrevista con el vampiro Louis vive permanentemente atormentado por lo que su naturaleza vampírica le obliga a hacer, hasta el punto de alimentarse de la sangre de alimañas para no dañar a ningún ser humano. Esta disputa moral se dará a lo largo de toda la obra; el propio Lestat se alimenta solo de personas a las que considera malas porque en todo momento la naturaleza humana de los vampiros es más grande que la vampírica.

 

It's only fair to share...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin