Encuentros en la tercera fase ha sido desde mi niñez una de mis películas favoritas. Ahora, viéndola de adulto siento que la principal característica que debo destacar de ella es que está dirigida por Steven Spielberg, lo cual explica los ingredientes geniales que tiene; cine familiar, misterio, magia y cierta inquietud que no llega a convertirse en terror, sino en una intriga muy emocionante que mantiene al espectador pegado a la pantalla durante toda la duración de la obra. Estos ingredientes hacen que sus obras sean memorables y que al menos en su día marcaran tanto la infancia y la juventud de millones de seres humanos.

Centración del protagonista

En todo momento vemos cómo existe una división en el hogar Roy, un empleado de una compañía de electricidad. Existe una clara división entre él y su mujer debido a la centración de él en sí mismo. Por un lado vemos una clara diferenciación entre el garaje; el mundo de él donde reina un desorden abrumador propio incluso de una familia desestructurada y el orden normal que vemos en el resto de la casa; el terreno de ella. Además también veremos cómo los propios niños se comportan como salvajes y reciben menos atención en el entorno de Roy y son niños normales de su tiempo en el resto de la casa.

Además de esto hay una escena muy visual en la que vemos cómo ella mira a su marido y aunque él está con ella, abrazándola, sin embargo no la mira; está mirando al cielo. Ella mundana, materialista y familiar y él soñador, etéreo y despreocupado de los suyos. Existe por tanto una barrera entre ambos que provocará su separación, que en este caso será necesaria para que Roy pueda emprender el viaje del héroe y pueda madurar como personaje.De la vida y la muerte

El viaje del héroe

Encuentros en la tercera fase se va desarrollando poco a poco, sin prisas, a través de dos perspectivas muy diferentes; por un lado una visión globalizadora y gubernamental a través de la cual organismos oficiales está indagando en el misterio y se muestra al espectador una realidad completa sobre lo que está pasando, convirtiéndolo en omnisciente; Por otra parte está la singular visión de Roy, que se aproxima al misterio intuitivamente y nos aporta toda la emoción del título, el modo en que una persona normal se enfrenta a un misterio apasionante.

Ambos grupos deben recorrer un camino de aprendizaje; dicho camino es la historia de Encuentros en la tercera fase. Finalmente se encontrarán en el mismo punto, momento que el espectador desea con pasión.

En Encuentros en la tercera fase se muestra un inquietante evento sociológico, pues veremos cómo algunas personas han sido invitadas a presenciar el encuentro; entre ellos Roy. Sin embargo solo dos de ellos serán capaces de superar todas las pruebas y llegar hasta la meta. Los demás se irán rindiendo en distintas etapas del camino.

Por otra parte tenemos a los agentes del gobierno, que no han sido invitados pero han llegado al lugar tras una larga y complicada investigación. Ellos envidian a los que han sido invitados, pues de alguna manera son especiales; los elegidos, y aunque han tratado efusivamente de impedirles que llegaran, finalmente tendrán que asumir que ellos, con toda su fuerza y tecnología no van a ser más que espectadores impotentes de lo que va a ocurrir.De la vida y la muerte

Universo infantil y familiar de Spielberg

Sin destripar nada acerca del final de Encuentros en la tercera fase, diré simplemente que Spielberg maneja una perspectiva manifiestamente infantil, basada en la capacidad de soñar, la inocencia y la anteposición de la creencia de lo mágico sobre lo material, por lo que Roy, un personaje manifiestamente infantil tendrá su recompensa, habiéndose desligado previamente de todo lo que le ata al mundo de los adultos.De la vida y la muerte

It's only fair to share...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin