El séptimo sello (Ingmar Bergman)

El séptimo sello, de Ingmar Bergman es una película sueca de 1957. Es considerada un clásico del cine universal con escenas muy potentes visualmente que han sido versionadas en innumerables ocasiones, como la muerte jugando al ajedrez con su víctima o la muerte serrando el árbol de la vida que la sostiene.

El séptimo sello nos plantea una terrible pregunta: ¿Cómo nos preparamos para la muerte? Se trata de una película con un mensaje muy desesperanzador. No hay remedio ni salvación posible. La muerte llegará, nos engullirá y acabará con nosotros para siempre mientras nos preguntamos, aterrados, justo ante el abismo, antes de desaparecer para el mundo, si hay algo más o estamos ante el fin de nuestra conciencia. Y mientras caemos gritaremos desesperados, preguntándonos si hay Dios.

Lo que vas a leer a continuación no es una reseña, sino un análisis de la obra desde una perspectiva literaria y narrativa. Un spoiler en toda regla. Lo que te propongo en este artículo es que veas la película, reflexiones sobre ella y luego leas el artículo. También puedes hacerlo al revés; puedes leer el artículo y se te interesa lo suficiente ver la película con la ventaja de tener un punto de vista inicial muy amplio. En cualquier caso, si no deseas que se te revele ningún detalle de la cinta que pueda estropear tu experiencia te recomiendo que no sigas leyendo.

ESTILO

El séptimo sello es una obra profundamente pesimista, aunque en ella hay una pequeña luz titilante de esperanza. La cinta transmite una gran oscuridad y desazón empleando magistralmente ciertos recursos como el empleo del blanco y negro con una gran saturación que crea grandes contrastes. Esto provoca una especie de vértigo visual que contribuye en la transmisión de esa sensación de desasosiego que acompaña al espectador desde el inicio de la misma.

La música no siempre está presente. Más bien aparece de forma puntual, pero cuando lo hace es también muy oscura y forma parte del diálogo expresivo de la cinta. En muchas ocasiones se simplifica con largos tonos graves que forman parte de la ambientación.

Quizá el aspecto más eficaz a nivel expresivo sean los propios diálogos. Todos ellos, cargados de gran intencionalidad y en algunas ocasiones muy densos y cargados de mensaje, junto con la música y la imagen saturada en blanco y negro crean una atmósfera propicia para que Bergman nos haga reflexionar sobre la vida y sobre todo sobre nuestro temor a la muerte.

El séptimo sello trabaja varios temas y varias subtramas, pero estas se muestran en finas capas muy bien estructuradas, de manera que se van tratando en pequeños saltos y desarrollándose todos a la vez en pequeñas y cortas secuencias que componen la película y juntas forman la trama principal.

RECOMENDACIÓN

Se trata de una cinta con mucho contenido que hace reflexionar al espectador. El séptimo sello no tiene una gran dificultad para comprender la forma en que Bergman quiere desafiarnos. Sin embargo sí tiene multitud de detalles cargados de significado, por lo que se trata de un buen título para un iniciado pero también para un espectador que se deleite con los detalles.

El visionado de El séptimo sello requiere un estado de ánimo adecuado. Es profundamente oscura y lenta y no todo el mundo la verá hasta el final. Sin embargo, pese a tratarse de un título tan antiguo El séptimo sello ha soportado muy bien el paso del tiempo.  Si me aseguraran que se trata de un título actual lo creería. Esto es así porque, aunque el tema es antiguo y la película esté ambientada en la edad media, la forma de plantear el problema y su enfrentamiento son muy actuales, por lo que parece más una cinta de cine experimental que un título antiguo.

ESTRUCTURA

Antonio Block, un caballero que vuelve a casa en España, después de luchar en las cruzadas, se encontrará con la muerte, que personificada en un severo encapuchado, ha venido a buscarle. Su hora ha llegado, pero no se siente preparado para abandonar aún la tierra. Siente que su viaje y su empresa en ultramar han sido una pérdida de tiempo. Ha visto mucho dolor, él mismo lo ha provocado, y atormentado, no quiere abandonar el mundo así, no sin haber realizado, al menos una buena obra con la que poder salvar su alma ante Dios.

De este modo, para ganar tiempo, desafía  a la muerte a jugar una partida de ajedrez en la que se jugarán su supervivencia. A partir de este momento, la muerte, aunque invisible le acompañará en un largo viaje hasta casa, donde Block espera reencontrarse con su amada.

Durante su viaje le seguirá el escudero Juan, fiel compañero con el que partió tiempo atrás a la guerra. Además, veremos cómo la comitiva va aumentando hasta formar un grupo que acompaña a Antonio. Entre tanto, la partida de ajedrez se irá dilatando en el tiempo, realizando un par de movimientos cada día, hasta llegar al desenlace de la misma.

El séptimo sello está dividida en etapas. Cada una de ellas caracterizada por la evolución del sentimiento existencialista de Antonio Block, que se va viendo alterado por la influencia de los distintos personajes que va encontrando en el camino y en adelante le acompañarán. Así, en la cinta, cada nuevo personaje anuncia un cambio de conciencia y por tanto una nueva etapa o momento estructural.

LOS FERIANTES

El primer encuentro y el primer cambio lo localizamos al conocer a los feriantes; El alegre José, un personaje profundamente optimista, siempre con una sonrisa, que dice tener visiones trascendentales en las que la Virgen le sonríe; Su mujer María, un reflejo del propio José, también muy alegre y llena de amor, no solo a su marido y a su hijo Miguel, sino al género humano. El último de la comitiva es Jonás, un personaje que representa la mentira, que toma lo que puede de la vida y se burla de todos en su propio egoísmo.

Antonio Block se enamorará al instante de esta familia y por primera vez veremos cómo deja de pesarle la opresión de la presencia de la muerte, aunque cuando esta amenaza con destruirlos a todos, Antonio sentirá que la última gran obra de su vida será asegurar su salvación.

LA BRUJA

Otro punto de transformación de El séptimo sello viene en el minuto 25’, momento en que encuentran a una joven presa a la que la inquisición va a ajusticiar por bruja. Ella está fuera de sí, aterrada, como en estado de trance y parece no percatarse de lo que sucede alrededor.

Esta pequeña trama se resolverá en dos escenas más. En la primera de ellas Antonio conseguirá hablar con ella, angustiado, preguntándole si de verdad conoce al diablo ya que si es así quiere hablar con él para preguntarle sobre la existencia de Dios. Ella se jacta de conocerle y de que en el último momento él la salvará. Se aprecia que es una pobre niña inocente y no hace más que repetir las cosas que ha oído. El terror a la muerte es tan atroz en ella que ha inventado su propia realidad.

La escena en la que se resuelve la trama, en el minuto 1h 17’ de la bruja es aquella en la que finalmente la queman en la hoguera. Antonio mira expectante, esperando algo que no llega y Juan el escudero le recrimina diciendo que solo es una pobre niña: “ni si quiera puedo mirar”.

Antonio niega con la cabeza, quiere ver al diablo para confirmar la existencia de Dios, pero el escudero le insiste: “Mira sus ojos. Su pobre cerebro está haciendo ahora el terrible descubrimiento. Se sumerge en el abismo de la nada.” Su mirada es terrible y provoca una gran desazón en el espectador.

EL LADRÓN DE CADÁVERES

Este personaje representa la propia maldad. Es un mal absoluto, ya que no se ve en él ninguna virtud ni ningún ánimo de hacer el bien, ni ninguna simpatía. El hecho de que se hubiera educado en el seminario aunque abandonara después su carrera de sacerdote, incide más aún en la iglesia como un elemento disruptor de la vida en la sociedad.

Se presenta en una escena en la que está despojando a un cadáver y tras ser descubierto se dispone a asesinar a la chica que le ha visto, pero el escudero Juan la salva y la lleva con él. Después volverá a intentar asesinar, esta vez a José y Juan vuelve a aparecer en escena para marcar su cara con su cuchillo. Finalmente perecerá brincando y suplicando, enfermo de peste, sin que nadie le preste ayuda ni consuelo.

TEMAS

LA PESTE

El séptimo sello se centra en el momento inicial en que la enfermedad empieza a darse a conocer por toda Europa. La muerte acecha desde todas partes y afecta a todos por igual, ricos, pobres, buenos o malos. Es este un tema muy presente en las manifestaciones artísticas de la época muy bien tratado en esta película.

LA IGLESIA, LA OMINOSIDAD Y EL MIEDO

La cinta muestra a la Iglesia como transmisora del horror. Vemos en el minuto 17’ cómo pintan demonios en los muros de la iglesia con el fin de que la gente se sienta aterrada y desesperada y acudan al oficio religioso para aplacar la ira de Dios.

La iglesia promueve el terror en el pueblo. De pronto se detiene la representación teatral de los feriantes porque aparecen los penitentes azotándose, clavándose coronas de espinas, llorando, arrastrándose con las rodillas desolladas en una aterradora procesión de dolor y muerte, guiados por monjes que imparten un duro sermón sobre los pecados de los hombres. A su paso la gente se postra de rodillas.

EXISTENCIALISMO, EL MIEDO A LA MUERTE Y AL FIN

Antonio Block muestra en todo momento una gran angustia ante la incertidumbre acerca de la existencia de Dios. No es que tema a la muerte en sí, sino a la posible inexistencia del alma y la trascendencia. Sabe que pronto dará el salto, pero se aferra angustiado a la vida haciendo montones de preguntas que son desoídas para su desesperación.

Así, la muerte le dice: “tal vez no haya nadie” y él contesta: “pero entonces la vida perdería todo su sentido Nadie puede vivir mirando a la muerte y sabiendo que camina hacia la nada…” Con este argumento Block trata de justificar la existencia de Dios.

Busca una argumentación definitiva en sus diálogos con la muerte para que esta no tenga más remedio que confesar la existencia de Dios, como en un jaque mate. Sin embargo la muerte se encoje de hombros y finaliza: “yo de eso nada sé”, para la mayor desesperación del caballero, aunque más adelante veremos cómo incluso la muerte parece desconcertada por no saber nada de Dios.

LA INSTRUMENTALIZACIÓN DEL SER HUMANO

El escudero Juan tras salvar a la chica a la que iba a asesinar el ladrón de cadáveres intenta acostarse con ella, sin embargo ella le rechaza y él se la lleva consigo diciendo: “Sí, estoy casado, pero tengo la esperanza de que mi mujer haya muerto y necesito a alguien que me guise.”

LOS VICIOS

En El séptimo sello los vicios son representados por el herrero y por su mujer. Ella representa la lujuria y la mentira, cuando seduce a Jonás y se va con él abandonando a su marido. Este representa la ira y la estupidez. Desea matar al comediante que se ha ido con su esposa y se deja manipular por el ladrón de cadáveres para intentar asesinar a José, solo por ser otro comediante.

Este es el momento en que José se enfrenta a la muerte. Un alegría se apaga por un momento y en su cara vemos un absoluto miedo a morir, como se refleja en distintos personajes a lo largo de toda la cinta. Él se deja humillar. Su necesidad de salvar la vida es superior a todo lo demás. Se somete a la crueldad de ellos y parece que pese a todo va a morir hasta que llega Juan el escudero y salva su vida.

Más tarde se mostrará al herrero como una víctima. Será cuando encuentre a su esposa, esta le insulta, Jonás se burla de él y cuando está punto de estallar de ira y asesinar a los dos, su esposa corre a sus brazos pidiéndole perdón, diciéndole que fue Jonás quien la sedujo, que la secuestró y que merece morir. Aunque finalmente el herrero no le asesina más tarde aparecerá la muerte en su camino, subido él a un árbol. La muerte serrará el árbol de la vida en una mítica del cine universal.

LA VIRTUD

A pesar de que José, al principio de El séptimo sello ve a la virgen María con su hijo, el niño Jesús y lo cuenta a su esposa, esto no se muestra como un hecho irrefutable, sino casi como una creencia, ya que él dice haber sido testigo de numerosas apariciones. Sin embargo, hacia el final de la cinta se demuestra que es cierto, lo cual señala a José como el personaje que representa la virtud.

De esta manera José ve a la muerte jugando al ajedrez con Antonio Block, le advierte a su esposa que deben huir de allí inmediatamente y ella, creyendo ciegamente en él le sigue. Mientras tanto la muerte, que por fin ha ganado la partida de ajedrez a Antonio, le advierte: “la próxima vez que te encuentre os llevaré a ti y a todos los que se encuentren contigo”. Antonio asentirá satisfecho, viendo cómo José, María y Miguel se alejan de allí.

La noche siguiente es terrible, oscura y azotada por el viento. José dice a María que la muerte ha descubierto que han escapado y ha salido a buscarles. Definitivamente han escapado y en adelante serán la esperanza de un mundo que parecía haber llegado a su fin.

Finalmente, el camino de José, María y Miguel les llevan al castillo de Antonio. Desde lejos, recortándose en el horizonte, José ve una imagen ominosa: la muerte, conduciendo a través del camino a Antonio y a toda la compañía.

VALORACIÓN

¿Cómo nos preparamos para la muerte?

El séptimo sello plantea una dualidad; por una parte Antonio Block vive obsesionado con el existencialismo y la existencia o no de la vida eterna. Su vida es un tormento en la que realizará muchas preguntas y buscará, desesperado, la verdad, pero con todo ello, siempre pensando en la muerte no parece más que anticipar el final, dado que parece que en la vida no ha habido otro tema que la muerte.

Sin embargo el escudero Juan vive de forma pragmática, tomando lo que la vida le da, sin preguntarse demasiadas cosas acerca de ello y tratando de vivir intensamente y disfrutar su vida. Así, cuando todos enfrentan a la muerte con la cabeza alta y Antonio, atormentado, se echa las manos a la cara rogando, Juan le dice: “sécate las lágrimas y mira el fin con serenidad. Hubieras gozado más de la vida despreocupándote  de la eternidad. Pero es demasiado tarde, en este último instante goza al menos de vivir en la realidad tangible antes de caer en la nada.

Dado que los personajes que Block va encontrando en el camino alteran su discurso interior de forma tan íntima, una posible y hermosa interpretación sería la de que en realidad no existen, si no que se trata de las múltiples facetas de la personalidad de un hombre que sabe próxima su muerte.

De este modo, su angustia, las terribles palabras de la muerte al advertirle que morirá con todos los que le acompañen, plantearían su terrible dilema existencialista. ¿Nada de mí sobrevivirá? De ahí su necesidad de encontrar algo bueno sobre la tierra para salvarlo y salvar así su alma y de ahí el simbolismo de José, María y el niño Miguel y su necesidad de conseguir que escapen a la muerte para que de algún modo su obra en la tierra perdure y conseguir por tanto la salvación.

Por otra parte, podemos entender que Antonio Block se encuentra definitivamente con la muerte, acompañado por todos los vicios del ser humano representados en las personas que le acompañan; la lujuria y la mentira en la esposa del herrero, la ira y la estupidez en su marido o la colección de vicios de su propio escudero.

Sin embargo, lo que escaparía a la muerte serían los altos valores que Bergman quiere transmitir; la familia, la felicidad y el amor, representados en José, María y Miguel, a los que Antonio finalmente logra salvar.

Con esta argumentación presento dos interpretaciones que me parecen hermosas y que creo que encajan perfectamente en la cinta:

El séptimo sello puede estar hablando, como decía arriba, de la muerte de Antonio Block junto con sus vicios y su trascendencia o la salvación de su alma según el mito cristiano, por no haber dejado morir sus virtudes permitiendo que estas queden en la tierra para hacer del mundo un lugar mejor.

Por otro lado, podemos estar hablando de una transformación de Antonio. La muerte representa dicha transformación. Se muere para nacer con otra forma. Así, él ha vuelto de la cruzada consternado por el dolor que ha visto y por el mal que él mismo ha causado y emprende un viaje interior para desterrar de sí los vicios que le atormentan y reconstruirse a sí mismo a través de sus virtudes.

Por supuesto queda otra interpretación, quizá mucho más inmediata de adquirir, que aunque es más terrenal, los simbolismos descritos pueden adaptarse perfectamente. Es el hecho de que Block es la peste, o al menos el portador de la muerte y que por ello las personas que se relacionan con él morirán.

Como ves, en una obra tan abierta como esta caben muchas interpretaciones. El séptimo sello permite que fácilmente el espectador la haga suya, aportando parte de sí a la obra, por lo que estas obras abiertas son infinitas; se adaptan a cada persona y tiene tantos significados e interpretaciones como espectadores.

¿Cuál es tu interpretación?

Crónicas de Valentia I. Que todos los árboles sean manzanos. Darion el Cartógrafo se embarca en un viaje oceánico con el fin de descubrir nuevas tierras para su rey, pero naufraga y alcanza la costa de Eternia, el mítico continente en cuya existencia nadie cree. Allí conocerá a Deesa, una traviesa hija de Gaya, la madre tierra. Ambos se enamorarán.
Mientrastanto Mekryk el trasgo se dirige con un ejército para someter a Eternia y a sus criaturas fantásticas. Se prepara la batalla entre los héroes de Eternia y los trasgos. ¿Será capaz Darion de proteger a Deesa y preservar su inocencia?

Si te ha gustado también te interesará:

 

It's only fair to share...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin