El resplandor, de Stephen King es uno de los libros con más fama del autor y sin duda uno de esos títulos por los que adquirió tan gran fama, aunque en líneas generales debemos admitir que la fama de la obra se debe en gran medida a la película de Stanley Kubrick. El por ello que el resplandor (libro) no es seguramente el primer formato con el que nos asomamos a la locura de Jack Torrance.

 En mi caso debo reconocer esto mismo. La calidad de la película me atrajo para leer el libro, descubriendo que muchas cosas no son como yo las imaginaba. Para empezar, me llama la atención el respeto con el que Stanley Kubrick aborda la obra y al mismo tiempo cómo la ha querido hacer suya cambiándola profundamente sin apenas cambiarla en realidad, y el enfado de mil demonios de Setephen King por la adaptación.

 

Es conocida la conversación que mantuvieron ambos, antes de abordar la película, ya que Kubrick quiso recibir de primera mano algunas impresiones de King sobre el resplandor (libro). En esta conversación el director de cine hacía ver a Stephen King que las obras de fantasmas en realidad encierran un mensaje muy optimista, ya que en cualquier caso se anuncia la continuidad de la existencia tras la muerte y si lo piensas en cierto modo tenía razón.

A pesar de que a King no le hizo ninguna gracia esta afirmación, Kubrick siguió adelante con ello muy sutilmente. Con algunas variantes cambió por completo el sentido de la obra, convirtiéndola en cierto modo en otra cosa. Así que aunque gran parte de la cinta parece estar directamente transcrita del libro en un aparente intento de no cambiar la historia y en un claro reconocimiento al trabajo del escritor, se percibe desde el comienzo de la misma una leve corriente que fluye imparable hasta el final. Parece que hemos visto fundamentalmente lo mismo, pero no nos ha dejado la misma sensación y si pensamos sobre ello descubrimos que el sentido profundo de la obra es muy distinto.

El tema en el resplandor (libro) nos habla sobre el alcoholismo, la degeneración hasta que llega la conversión en un monstruo y finalmente la autodestrucción; de la herencia, del determinismo y de la incapacidad de cambiar lo que nos rodea y a nosotros mismos para no ser engullidos por la fatalidad.

Jack Torrance, a cuyo padre odia porque destruyó a su familia por ser un alcohólico empedernido, un maltratador y un monstruo aborrecible va convirtiéndose paulatinamente, asumiendo sus vicios y su brutalidad poco a poco hasta que ya nada importa y todo debe consumarse, al igual que hizo su padre.

Wendy Torrance es una dulzura de mujer; atractiva, maternal y comprensiva, pero al mismo tiempo, lejos de la sumisa y anodina versión cinematográfica, es como una leona defendiendo a sus crías. No importa quién se interponga pues será capaz de apuñalar a su propio marido con tal de proteger a su hijo, afirmando a lo largo de la obra frases como “pobre de él como toque un pelo a mi niño”.

Es esta una versión menos estereotipada de la mujer que convive con un maltratador. En realidad, en este punto el cineasta hace un flaco favor a King y el resplandor (libro), ya que este nunca quiso poner de manifiesto la debilidad de ella sometida a él, sino mostrar a una mujer lo bastante luchadora para enfrentarse al maltratador y lo bastante comprensiva como para intentar, por otra parte, reconstruir su relación.

Danny Torrance, el hijo de ambos muestra una cualidad muy interesante, que es además uno de los argumentarios más firmes de la obra para el terror. Es el hecho de que hable Tony, un supuesto amigo invisible en la versión cinematográfica con unas raíces más profundas en la novela.

Uno de los grandes aciertos de la obra es que en ningún momento queda claro cuál es la naturaleza de Tony. Como lector supuse que era un amigo imaginario, el alma de un niño muerto o el inconsciente del propio Danny, cuya capacidad paranormal, ligada a su inteligencia pudieron haberle creado para que la parte inconsciente de su mente pudiera comunicarse con la todavía inmadura personalidad del niño sin herirle.

La relación entre Danny y su padre es muy interesante en todo momento ya que el lector intuye lo que va a ocurrir, pero queremos analizar el momento justo en que Jack se asoma al abismo y se lanza enloquecido perdiéndose para siempre.

Uno de los sutiles aspectos en que difiere la película del libro es precisamente este; el hecho de que en la película Jack parece loco desde el principio y siente un desprecio vivo por su mujer, mientras que a su hijo le dice “te quiero” con una ambigüedad escalofriante. Sin embargo en el resplandor (libro) Jack se muestra como un padre y un marido amante que ha renunciado al alcohol por amor y que daría todo por su familia. En este sentido, el tránsito de Jack a la perversión es mucho más interesante en el resplandor (libro) y al mismo tiempo más difícil de explicar y mostrar como plausible, porque hablamos de un personaje que va a atravesar todo el espectro hasta colocarse en una posición polarizada y extrema.

Dick Hallorann, el famoso cocinero negro que también posee el resplandor y que advierte a Danny del peligro, al que al menos yo cogí gran cariño cuando vi la película de niño, sigue transmitiendo esas sensaciones en el resplandor (libro), acentuadas quizá porque King que durante gran parte de la obra mantiene el suspense acerca sobre su supervivencia y que le hace bailar con la muerte a ritmo de “Destino final”, trata a este personaje con un cariño especial, concediéndole parte del protagonismo y haciéndole asumir al final de la obra la voz de la moraleja, con una frase de las que no se olvidan. Así Hallorann se convierte en cierto modo en el caballero blanco y lleno de virtudes por el que Wendy fantaseaba que sería rescatada durante los días de su vida en que sentía que su vida se desmoronaba al lado de Jack.

El último aspecto que me queda por definir sería el motivo del mal, el enemigo o la causa sobrenatural. Si en la película esta parece ser los fantasmas del hotel, en el resplandor (libro) se juega con esta idea a lo largo de gran parte de la obra para mostrarnos al final, vertiginosamente que la causa del mal es otra, sorprendente que dará uninesperado giro a la historia… y hasta aquí puedo leer.

 

It's only fair to share...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin