El resplandor es  una de las películas que más me aterraron durante mi infancia. Un título muy especial, un slasher casi sin sangre, una película de fantasmas casi sin fantasmas y sin embargo genera una sensación de agobio, de peligro y de amenaza sobrenatural, nos sobrecoge durante toda la visualización. Una de las mejores películas de todos los tiempos y todos los géneros.


(Escucha el podcast de arriba para un análisis más detallado, lo que escribo a continuación son solo algunos detalles complementarios y una breve reseña de la obra).

El resplandor comienza con esa música ominosa, con esa imagen desde el cielo del cuche ascendiendo ese camino sinuoso en las Montañas Rocosas de los Estados Unidos. Ya desde ese primer momento empieza a generarse esa atmósfera espesa y de expectación que nos acompañará toda la película gracias a una banda sonora y a una dirección magistrales.

Además de ser una película sobresaliente en el género, El resplandor trabaja ciertos temas profundos que el espectador alcanza sutilmente, como son la sensación de irremisibilidad y la dificultad de conducir tu propia vida frente a la responsabilidad y la familia. La sensación de determinismo que arrastra a Jack, que aunque lo intenta, pronto se ve incapacitado para dirigir su vida hacia buen puerto.

Por otra parte, la cinta nos muestra a Wendy Torrance, la heroína de la obra de King, en la adaptación, como un simple elemento cuya función es enfatizar aún más la sensación de terror con esas expresiones faciales y esa boca que parece abrirse hasta lo imposible.

Estos son algunos de los temas de los que hablo en este episodio de mi podcast. Si quieres puedes comparar la película El resplandor con la obra escrita a través de la reseña que escribí: El libro

 

It's only fair to share...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin