El miedo de Guy de Maupassant recopila dos breves relatos que narran distintas formas de miedo sobrenatural que caracterizan al ser humano. La primera recuerda las Leyendas de Bécquer, mientras que la segunda se acerca más a las clásicas historias británicas sobre fantasmas.

Todos tenemos miedos. Es cierto que el miedo a lo sobrenatural pueda ser el peor de todos, en cierto modo quizá incluso superior al de la propia muerte, porque parece activar resortes automáticos en el inconsciente; tememos algo pavoroso que asusta profundamente de una forma que nos es muy difícil explicar.

Las historias de miedo

Veremos en la primera historia de El miedo de Guy de Maupassant un notable humor negro que recuerda enormemente a Poe, con situaciones como la de haber hecho estallar en mil pedazos a los acreedores con una trampa con dinamita argumentando el protagonista que se divertía con pequeñas bromas como esa. En El miedo de Guy de Maupassant este humor se basa en la equivocación; un personaje interpreta mal la realidad y eso tendrá trágicas consecuencias.

En la segunda historia el elemento de terror parece ser en primera instancia la creencia en lo sobrenatural. «Allí maté a un hombre y creo que va a volver a por mí». Con estas terribles palabras se pone en alerta al lector, que por otra parte sospecha que no existirá un elemento sobrenatural real, tal y como se narró en el primer relato.

En El miedo de Guy de Maupassant se habla del valor y del miedo. No se conoce el miedo hasta que hasta que uno descubre un terror tan atroz que es capaz de acabar destruirle por completo. El protagonista, que relata la historia parece defender la idea de que generalmente se habla sobre el miedo de una forma muy ligera, atribuyéndole prácticamente cualquier experiencia que nos haya desestabilizado mínimamente, idea que refrendará con los dos relatos narrados en esta historia.De la vida y la muerte

It's only fair to share...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin