El ladrón de cuerpos supone una reinvención de la fórmula cuando ya parece que todo está contado acerca de los vampiros; la mentira de Louis, la auténtica naturaleza vampírica a través de los ojos de Lestat y otros personajes como Armand y Marius, la reunión de la comunidad vampírica y la lucha contra el apocalipsis. Hemos ido de menor a mayor y ya no parece que haya nada más grande que contar, además a estas alturas Lestat es ya tan poderoso que no imaginamos fuerza que pueda plantarle cara, sin embargo con El ladrón de cuerpos nos sorprenderá y nos sumergirá en una historia de lo más extraña.

Argumento

Lestat es un cazador nocturno; como dije en “Lestat el vampiro” busca víctimas culpables para vivir sin la carga de conciencia de ser un asesino. Acecha a su presa, la investiga y finalmente la perdona o se lanza sobre ella, hasta que una noche se sorprenderá al percibir que está siendo acechado por otro ser y ese ser no es un humano ni un vampiro convencional.

Se trata de El ladrón de cuerpos; un humano que se ha liberado de su condición mortal y ha aprendido a abandonar su cuerpo e invadir otro a voluntad expulsando y dejando confundida el alma de este. De esta forma ha escapado de la muerte una y otra vez encerrando en cuerpos enfermos y moribundos a almas jóvenes que de pronto enloquecían sin saber qué ocurría con ellos.

El encuentro con este personaje por una parte es emocionante para el lector, pues nos hace ver que en el universo de las crónicas vampíricas existen seres de una naturaleza distinta y que se abre un nuevo abanico de posibilidades. También será emocionante para Lestat y para El ladrón de cuerpos, especialmente para este último, que ha encontrado por fin un ser más perfecto que él mismo y ansía su cuerpo aunque no es capaz de invadirlo, sencillamente es demasiado poderoso.

El engaño

Este es el momento en que mostrará sus cartas y le seducirá para compartir sus cuerpos durante unos días. Sí, finalmente el ladrón de cuerpos consigue el cuerpo de Lestat porque este accede, aunque será vilmente engañado ya que El ladrón de cuerpos no volverá devolverle su cuerpo inmortal.

El deseo de ser humano

Podríamos decir que el argumento principal del libro es la lucha de Lestat en su nuevo cuerpo mortal, para recuperar su cuerpo vampírico, aunque en realidad este es mucho más profundo. Nos habla sobre la sensación de vacío y la tristeza que sienten los vampiros vagando por el mundo durante todas las edades del hombre; ellos fueron arrastrados a esa situación, rara vez lo pidieron, perdieron todo lo que les ataba al mundo mortal y por último se vieron condenados a una eternidad solitaria.

En las crónicas vampíricas se habla muchas veces sobre la necesidad de los vampiros de retirarse durante largas temporadas, para lo cual se entierran y vuelven a aparecer decenas o cientos de años después tras un sueño reparador. Despiertan confundidos en un mundo que ya no reconocen, pero su ansiedad y su tristeza han desaparecido. Esto supone una especie de renacimiento, su tristeza se ha marchado con el mundo que han dejado atrás y se lanzan a vivir una nueva vida pero con la misma conciencia.

En este caso El ladrón de cuerpos ofrece a Lestat una oportunidad única. Él se encuentra en ese estado, cansado de su propia existencia y añora lo que significa ser humano. La perspectiva de ser mortal le parece emocionante, y la posibilidad de volver a comer y sentir los sabores, volver a disfrutar con el sexo y en definitiva de todos los detalles que implica ser humano le atraen lo suficiente como para aceptar el trato, pensando que si todo fuera bien no volvería a por su cuerpo vampírico.

Hombre contra vampiro

Vamos a ver cómo un Lestat asqueado en su cuerpo humano añorará por primera vez su naturaleza vampírica. La fragilidad de su cuerpo le sobrecoge, pues enferma con facilidad, los sabores le decepcionan, sus sentidos en general están infinitamente mermados en comparación con su auténtica naturaleza y el sexo es la decepción más grande, pues se centra solo en una parte de su cuerpo, sin embargo la sensualidad del intercambio de la sangre sobrecoge toda el alma.

Valoración

Cuando te sumerges en el universo de Anne Rice debes tener en cuenta que las crónicas vampíricas deben terminar cuando tú lo decidas, porque la autora no va a poner fin jamás a la saga. Ante el éxito de su obra empezó a escribir cada vez más y más rápido recolectando las quejas de sus fans que se sintieron defraudados por la bajada de calidad de sus obras, pero no contenta con ello amenazó con que su hijo seguiría con el legado.

Existen dos etapas en las que claramente puedes dar por terminadas las crónicas vampíricas, la primera incluye la trilogía: Entrevista con el vampiro, Lestat el vampiro y La reina de los condenados y la segunda es una pentalogía, incluyendo a estos los títulos: El ladrón de cuerpos y Memnoch el diablo.

El ladrón de cuerpos es a mi modo de ver el penúltimo gran libro sobre las Crónicas vampíricas; cuando creías que ya nada podía vencer a Lestat aparece este personaje con su engaño y de pronto Lestat se pone en la piel de la víctima humana.

Las crónicas vampíricas hablan sobre la sensualidad, el descubrimeitno del “jardín salvaje”, la búsqueda de una estructura superior, pero ante todo de la nostalgia y la tristeza con la que están imbuidos todos los personajes. Todos en el fondo de su corazón añoran algo que saben que jamás tendrán, esa sensación de vacío que en algunos casos les conducirá a la autodestrucción.

El ladrón de cuerpos es la oportunidad para Lestat de recuperar una vida y dejar atrás ese agujero para siempre, de vivir profundamente bajo la perspectiva de la mortalidad y tener la oportunidad por fin de morir y descansar. Sin embargo la decepción será enorme cuando descubra que ser humano no es suficiente para él y esa sensación de vacío de pronto será insoportable.

It's only fair to share...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin