El Horla de Guy de Maupassant me ha recordado inevitablemente a ciertos fenómenos y leyendas que me hielan la sangre; me refiero por una parte a las alucinaciones del sueño y por otra a los visitantes de dormitorio. Son dos fenómenos muy próximos entre sí aunque uno está reconocido como un hecho y el otro, ¿quién se atrevería a afirmar que tal cosa es posible? 

El fenómeno real

Aunque no se explicite manifiestamente parece que El Horla de Guy de Maupassant  de algún modo hace referencia a ciertas alucinaciones que se dan durante el sueño, en el momento de conciliarlo o en el despertar. Parece que una parte de nuestro cerebro estaría dormida mientras que la otra no y además de sufrir lo que se conoce como parálisis del sueño, en muchas ocasiones se pueden ver una especie de alucinaciones con un componente extraño, y es que siempre se dan de forma similar. A esto se lo conoce como los visitantes de dormitorio.

Ambas situaciones son muy interesantes y las explico en mi podcast, que podrás escuchar más abajo.

De la vida y la muerte

El relato

El Horla de Guy de Maupassant que bien podría ser un visitante de dormitorio o simplemente una alucinación hipnopómpica  se  refiere  sin  embargo

a uno de los personajes sobradamente tratados en el universo Lovecraft; me refiero al vampiro psíquico. Una especie de vampiro similar al tradicional que en lugar de alimentarse de la sangre de sus víctimas se alimenta de su energía y de su vitalidad y que en lugar de surgir de la tumba ha venido de las profundidades enloquecedoras del cosmos.

El vampiro de los mitos de Chulhu se muestra, al igual que todos los seres que aparecen en ellos, como una criatura a la que el ser humano no puede si quiera soñar con hacer frente. Sencillamente le supera, pues en los mitos, en general, el hombre es insignificante y prácticamente solo puede acudir al misterio en calidad de testigo o de víctima.

De la vida y la muerte

It's only fair to share...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin