Parece que los videojuegos en los que se apuesta por el efecto mariposa (las decisiones que tomas afectan al resto de la historia) se está poniendo de moda. Como bien sabrás si sigues mi blog, no soy un experto en videojuegos, ni si quiera en literatura. Simplemente un apasionado de la novela y de la argumentación en general. Desde mi humilde y limitada visión creo que este tipo de videojuegos nació casi al principio de la computación.

Recuerdo cómo en la década de los 80, con menos de diez años de edad jugaba a un videojuego en un viejo Amstrad  a un videojuego que se llamaba “Don quijote de la Mancha”. El juego describía una situación y el jugador tecleaba una respuesta; por ejemplo recuerdo mucho lo del currusco de pan.

El juego decía más o menos: “has entrado en la alacena y ves un currusco de pan”. Yo escribía: “comer currusco de pan” o bien “coger currusco de pan” y el programa daba una respuesta. La verdad es que cuanto más lo pienso más difícil parece un sistema a priori tan abierto porque tienes todas las opciones del mundo para escribir cualquier combinación de palabras, que en la práctica era sumamente cerrado, porque solo una combinación léxica te daba la clave para continuar. No tenía nada que ver con el efecto mariposa porque en realidad solo existía una opción y la narrativa te obligaba a pasar por ella como a través de un embudo o  a sucumbir en una infinita posibilidad léxica.

Otro ejemplo que acabo de recordar; encontraba un manzano y escribía: “empujar manzano”, el programa decía “cae una manzana”. Cuando lo hacía tres veces, decía: “¿No querías caldo? Toma siete tazas. Una manzana te cae en la cabeza y mueres”. 

Una decisión: múltiples opciones

Prácticamente me he perdido todo en historias en las que la narración se basa plenamente en las decisiones que toma el jugador desde este momento en los 80 y The walking dead de Telltale Games en 2019. Como alguien dijo una vez, si comparamos los videojuegos narrativos con el cine estaríamos en el cine mudo. Parece que siempre ha existido la intención de que el jugador experimente una sensación a ese viejo sueño en que dirigimos al protagonista y descubrimos cómo el universo que le envuelve se transforma.

Como escritor y bloger, hace algún tiempo me planteé realizar una web-libro como los antiguos títulos de Elige tu propia aventura, que en su momento reseñaré también. Pero claro, quise hacerlo implementando el sistema correctamente al formato y me encontré con una enorme dificultad y es que hay que encontrar el término justo para que algo así pueda funcionar encontrar el equilibrio entre lo que sería una web-quest (pichas en un enlace y te conduce a otra página con nuevo texto y nuevas decisiones) y un videojuego completo.

It's only fair to share...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin