Conocí el caso del duende de Zaragoza gracias al genial Juan Antonio Cebrian y su programa La rosa de los vientos. Se trata de uno de los casos más apasionantes de la historia de los fenómenos paranormales.

Breve fragmento de un relato sobre el caso del duende de Zaragoza

el caso del duende de Zaragoza me apasionó tanto que lo relaté en mi antología de relatos Diez puñaladas, tratando de seguir el orden exacto de lo que cuentan las crónicas.

Te dejo un breve fragmento del relato y más abajo una dramatización producida por Milenio 3. Espero que lo disfrutes.

«Llegaron las cuatro de la tarde, y un pequeño destacamento de policías abrió paso entre la multitud, al señor juez, don Pablo de Pablos, y los forenses: don Manuel Rost Mateo Ojer y don Jaime Penella Mur.

Se internaron en el edificio y desaparecieron escalera arriba.

Don Miguel Rodríguez trataba en vano de frenar su curiosidad. No podía abandonar la guardia. Sin embargo, aquel fenómeno le había tocado profundamente. ¿Era su deber una razón suficientemente poderosa como para no hacerse testigo de algo que la humanidad entera anhelaría conocer? Sabía la respuesta. Sin embargo, cada cierto tiempo, sentía el impulso de subir la escalera que conducía hasta la segunda planta.

Por fin saltó el umbral hacia el interior del edificio. Habían transcurrido tres interminables horas, que habían terminado por vencer la voluntad de su mente agotada.

–¿Qué haces? –preguntó visiblemente alarmado, el agente José Buj.

–¡Vigila tú, enseguida bajo! –contestó Miguel, corriendo ya hacia la escalera.

En su ascenso, a punto ya de alcanzar el rellano de la segunda planta, tropezó con el señor juez, que comenzaba a descender, con el semblante pálido. Iba éste a reprenderle, cuando del interior de la vivienda se escuchó aquella voz, que tanto había obsesionado a don Miguel, diciendo:

-¡Adiós, adiós!

El semblante del juez se había tornado más pálido si cabe, y sin decir palabra, descendió la escalera hasta la planta baja, seguido de Miguel, de los forenses, de los policías y la familia del segundo derecha.»De la vida y la muerte

It's only fair to share...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin