El ascensor 1983

El ascensor 1983, de Dick Maas se plantea un reto muy difícil de lograr en una película; causar terror únicamente a través de un objeto cotidiano que se mostrará como algo siniestro a lo largo de todo el título gracias al juego de luces y a la música que crean una atmósfera especial.

Sin embargo un ascensor no deja de ser una especie de villano impedido, pues son tantas sus limitaciones para asesinar a los personajes que aparecen en El ascensor 1983 que necesitará una gran colaboración de ellos a través de su torpeza o de situaciones inverosímiles.

 

 

ESQUEMA DEL EPISODIO QUE PODRÁS ESCUCHAR EN EL PODCAST DE ABAJO

  • Sorprende la capacidad de presentar un elemento cotidiano como algo inquietante.
  • El villano es tan impotente disminuido como un ascensor.
  • Algunas muertes dan fuerza a la cinta, aunque en otras el ascensor necesita gran colaboración de las víctimas.
  • Elemento de terror:
    • Un ascensor con un chip de proteína resultado de una investigación secreta.
  • Personajes:
    • Felix Adelaar:
      • Encargado de mantenimiento.
      • Protagonista sin alma.
      • La historia avanza sin ritmo. El protagonista es solo un complemento que sirve para dar algo de dinamismo que por sí solo el título no puede tener.
    • Mujer de Felix: es una loca, disruptiva y disonante. No sabe leer la realidad y actúa sin medida y sin cordura.
    • Investigadora:
      • Representa el deseo inalcanzable de un amor de verdad para Felix.
      • Intrahistoria no desarrollada: despedida en la que ha faltado un beso y en plano entra una escultura de dos enamorados besándose.
  • Técnica:
    • Juego de luces rojas, penumbra y tonos musicales para hacer parecer amenazador al ascensor.
  • Terror tecnológico.

Años 50, Estados Unidos. Un joven psiquiatra recién graduado se enfrenta a su primera experiencia en un centro olvidado por el gobierno. Los pacientes, con sus singulares teorías pondrán a prueba la cordura de Adam Smith hasta hacerle perder todo apego con la realidad.
La historia parte de una posición cómoda que nos sumerge poco a poco en lo que parece una historia de terror, hasta que se convierte en un thriller psicológico de máxima tensión cargado de un humor negro un tanto desquiciado.

Si te ha gustado también te interesará:

 

It's only fair to share...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin