Hace poco descubrí  Drácula 1×1 de Netflix y me llevé una grandísima sorpresa porque después de verla la considero una gran obra maestra y una apuesta muy valiente ya que recupera el mito vampírico ancestral tal y como era en su origen y lo plasma con toda su crudeza. Como comenté en el artículo “Vampiros famosos y otros malos”, la evolución del vampiro ha ido acorde a la evolución del ser humano y su perspectiva del mal, hasta el punto de que los vampiros pasaron a ser prácticamente seres humanos hipersensibles que necesitan saciar su sed de sangre. Sin embargo son tan humanos que tratan de alimentarse de asesinos y sociópatas e incluso de ratas, como en el caso del dulce Louis, de Anne Rice.

Cambios en el personaje en Drácula 1×1

Posiblemente el vampiro bestial y salvaje de la Drácula 1×1 haya supuesto un auténtico shock para una generación que ha crecido con esa imagen romántica del vampiro en obras como crepúsculo que no dejan de ser una historia de amor camuflada en una falsa historia sobre monstruos.

Desde las crónicas vampíricas de Anne Rice un vampiro podía convertir voluntariamente a otro compartiendo su sangre con él en un acto cargado de erotismo en el que ambos compartían imágenes, recuerdos y sentimientos de forma muy intensa. Sin embargo la Drácula 1×1 recupera la tradición original según la cual un ser humano que ha muerto a manos de un vampiro puede volver a levantarse convertido en un no muerto sin que medie la voluntad del vampiro en ello.

A menudo se convertían en bestias descerebradas que volvían a casa para alimentarse de su familia y propagar así el mal. Vemos cómo en la serie se muestra una visión muy acertada del vampiro, se habla de que en casi todos los casos no son más que guls sin alma y en algunos casos son auténticos vampiros, pero salvajes y estúpidos; sin embargo Drácula es diferente, es un vampiro que no perdió su identidad en el proceso y que ha conseguido volverse más inteligente y más refinado; es una bestia con un disfraz perfecto de humano.De la vida y la muerte

El vampiro sensible

Anne Rice, para mí la autora que dio el paso definitivo al vampiro que interioriza sentimientos, describió también a esta clase de vampiros como en un intento de mostrar al lector el pasado y el futuro de la naturaleza vampírica en la literatura. En “Lestat el vampiro” se describe cómo Lestat, que se creía único, encuentra por el bosque auténticas bestias a quienes ni si quiera se atreve a llamar semejantes, y sin volver sobre el tema declara que decidió mantenerse alejado de ellos, lo que parece un simbolismo muy claro de la intención de la autora con la modernización del vampiro.

Si sigues mi blog ya sabes que no me gusta hacer spoiler, por lo que no voy a contar grandes cosas de Drácula 1×1 pero sí que me llamó mucho la atención el hecho de que Drácula rejuveneciera a medida que Harker iba envejeciendo y enfermando. Por otra parte, la crudeza del vampiro me deja helado porque va acompañada de un refinamiento exquisito. La naturalidad con que le pide que escriba sus cartas por adelantado por si le ocurre algo, condenándolo, es escalofriante.

Por último, sobre este episodio, Drácula 1×1, hay que destacar la aparición de la hermana Agatha Van Helsing, un personaje que va a suponer un alivio a la tensión que la historia está generando y va a hacer disfrutar durante unos momentos al espectador con el momentáneo control que ejercerá sobre el vampiro. Además es el personaje encargado de explicarnos lo que el espectador debe saber sobre la naturaleza vampírica y nos muestra la bestialidad que se esconde tras ese aparente refinamiento.De la vida y la muerte

It's only fair to share...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin