En Apariciones de fantasmas voy a narrar la tercera experiencia paranormal de esta pequeña colección sobre «Mi historia de fantasmas».

Hasta ahora he contado una en la que la voz cavernosa me decía «¡ven!» y otra en la que los sonidos de unos pasos nos hicieron salir corriendo del porche del chalet de mis amigos.

En esta ocasión voy a contar una historia en la que un fantasma, espíritu o lo que sea que provoque dichos fenómenos se manifestó visualmente ante nosotros.

Una conversación apropiada

¿Qué fue eso? Sencillamente lo más inaudito que han contemplado mis ojos, aunque ni de lejos lo más aterrador. Lo cierto es que he vivido pocas Apariciones de fantasmas pero el suceso más aterrador de mi vida no tiene nada que ver con una aparición y fue tan terrible que por un momento pasó por mi mente la idea de saltar por la ventana, aunque en otra ocasión lo contaré.

En este caso, estábamos mi prima y yo en el porche de mi chalet. Era de noche, mis padres y mis tíos estaban haciendo la sobremesa de después de la cena en el jardín de atrás, en el chalet. Estaban hablando sobre la ouija, esa fue la primera vez en mi vida que vi a mis padres hablando sobre algo así, pero al parecer mi tío la había practicado bastante en casa hasta que mi tía le suplicó que dejara de hacerlo.

Recuerdo que él contaba que tenía el sueño recurrente de que escapando de alguien, colándose por una valla perdió un ojo y decía creer que se trataba de un recuerdo ancestral de una vivencia en otra vida. La conversación fue derivando en otras cosas y mi prima y yo fuimos al porche.

De la vida y la muerte

¿Has visto eso?

No tenía mucha relación con ella, de hecho es la única vez en mi vida que recuerdo haber estado ambos a solas, quitando de una o dos veces de niño. No recuerdo de qué estábamos hablando, era la una de la madrugada, hacía rato que no se escuchaba nada en la urbanización. La abuela del chalet de enfrente, de mis amigos, solía cerrar la puerta del jardín con candado a eso de las diez y luego se encerraban en casa para cenar y dormir.

Todo estaba tranquilo cuando de pronto se escuchó un ruido en la puerta del chalet de mis amigos. Primero pensé en la abuela cerrando la puerta, pero enseguida me di cuenta de que a esa hora no podía ser, y mi prima y yo nos quedamos petrificados, uno a lado del otro presenciando algo imposible.

Como sabes yo ya había vivido muchas experiencias paranormales y en este caso agradecía no estar solo. Hay una diferencia sustancial entre estarlo y estar acompañado, pues en el primer caso el terror que se siente es crudo, palpable y enloquecedor, y en el segundo esa tensión se comparte, el miedo es el mismo pero la recuperación del shock llega antes y empieza antes la curiosidad y las preguntas.

El ruido continuó y tras la valla vimos una figura que sobresalía al menos una cabeza de la puerta, por lo que debería medir al menos dos metros de altura. Su mano se cerró en uno de los barrotes de la puerta y esta se abrió con un chirrido, tras lo cual salió a la calle y por un terrible momento parecía que se dirigiría hacia nosotros, pero cuando la puerta se cerró tras de sí con un sonido metálico, la figura giró y se dirigió al fondo de la calle.

Enseguida recordé el incidente de los pasos que relaté en otro artículo de esta colección y que ocurrió en esa misma casa.

La figura avanzó y la vimos desfilar alta, negra y terrible ante nosotros, a unos veinticinco metros, lo que la separaba de la valla y el jardín de mi chalet hasta el porche en el que nos encontrábamos mi prima y yo, sentados sobre un escalón boquiabiertos. La figura sin embargo pareció no reparar en nosotros y avanzó hacia el fondo de la calle, pero precisamente hacia el fondo que no tenía salida. 

Esta no ha sido la única figura que he visto en mi vida, ha habido más apariciones de fantasmas y aunque he de reconocer que he visto pocas, esta ha sido la visión más horrible de mi vida. Después alguna que otra fugaz y sobre todo una que parecía tan real que estuve buscando a una persona escondida durante un tiempo, pero esa es otra historia.

«¿Has visto eso?» Articuló ella pálida y desencajada. Yo asentí y le dije que la puerta del vecino debía estar cerrada con candado. Lo curioso es que nunca más volvimos a hablar sobre el tema, ni esa noche ni ningún otro día. Aunque es cierto que no nos veíamos casi nunca y nunca compartíamos un momento a solas, esa noche no sé por qué tampoco hablamos más sobre ello.

De la vida y la muerte

Ideas finales

Como en una especie de acuerdo tácito, pasado un rato nos levantamos, nos dirigimos a la calle y comprobamos que efectivamente la puerta de mis vecinos estaba cerrada con candado, por lo que era completamente imposible que se hubiera abierto y cerrado como habíamos presenciado. Por otra parte, al fondo de la calle, a unos cien metros, la puerta que daba al descampado, que ya describí en otro artículo de la colección también estaba cerrada con llave.

Es curioso, cuando hablamos de actividad paranormal, las apariciones de fantasmas son un hecho que inevitablemente te cambia la vida. Puedes pasar toda una vida escuchando cosas, viendo sombras o sintiendo presencias y siempre albergarás la duda, siempre tratarás de atribuir cada cosa a un fenómeno natural, sin embargo cuando lo ves con tus propios ojos no te queda más que aceptar el fenómeno, lo que te lleva a hacerte grandes planteamientos trascendentales.

Por otra parte me parece curioso que en la parte trasera del chalet mis padres y mis tíos mantuvieran una conversación sobre ouija y mientrastanto en la delantera mi prima y yo asistiéramos a un insólito episodio de apariciones de fantasmas. Aunque he vivido muchas manifestaciones en mi vida y nunca más ha sido necesario un caldo de cultivo específico pienso que el contexto algo debió ayudar. En cualquier caso eso es algo que nunca sabré.

Algo que me ayudó mucho a dar sentido a todo lo que había pasado en mi vida, muchos años después, fue la lectura del psiquiatra e investigador científico Raymond Moody «Vida después de la vida«, lectura que te recomiendo si te interesa saber más sobre el tema.

De la vida y la muerte

It's only fair to share...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin