En American horror story 4 podemos decir que por primera vez en la historia se introduce claramente al ser humano como el monstruo y la gran dificultad que los personajes deben superar. Así, se muestra de forma curiosa cómo los “engendros” que forman parte del gabinete de curiosidades son lo que albergan la bondad y la humanidad, mientras que las personas “normales” son los monstruos de la sociedad devoradora que acaba con todo lo diferente.

Argumento

En American horror story 4 el argumento es tan sencillo como en la anterior entrega. Esta vez una serie de personas desdichadas y diferentes, excluidas socialmente en el contexto de los Estados Unidos de los años 50 tratan de sobrevivir juntos como una familia en un circo ambulante. Las historias de amor entre ellas son enternecedoras y en algunos casos incluso te arrancarán alguna lágrima, como con la pobre Pepper.

Sin embargo veremos cómo el mundo estará lleno de peligros para ellos; gente codiciosa que pretende atesorarlos como objetos o fetiches, personas que les odian por ser diferentes e incluso enemigos dentro de la propia troupe que buscan obtener un beneficio personal aún a costa de la vida de cualquiera de sus compañeros.

El odio a la diferente

Esta entrega muestra claramente una inclinación hacia la aceptación de las diferencias; un claro mensaje a una sociedad como la actual en la que la apariencia lo es todo y en la que nos han enseñado que el valor de una persona tiene mucho que ver con su apariencia. De hecho es reconocida la trascendencia que esta tiene incluso para las posibilidades de obtención de un empleo.

Desde este punto de vista parece que se está tratando de establecer cierta conexión entre la sociedad retrógrada e intolerante de los años 50 y la nuestra. No es que ni mucho menos sean iguales, pero está bien que miremos aquella sociedad que en su día ya superamos y la comparemos con la nuestra para darnos cuenta de que aún nos queda mucho camino por recorrer.

La denuncia de Michael Moore

Así, por ejemplo, Michael Moore, el director del famoso documental “bowling for columbine” denunciaba en su obra que en la televisión pública de Estados Unidos se publicaban noticias inventadas destinadas al odio racial, como la migración desde África de unas abejas asesinas que podrían causar la muerte de miles de norteamericanos. En este caso la asociación del mal con una ubicación extendía automáticamente dicha asociación a la del mal con un color determinado de piel.

Por otro lado Michael Moore en el mismo documental ya trató en profundidad uno de los temas desarrollados en la primera temporada de la serie; me refiero a las matanzas en institutos de los Estados Unidos a manos de estudiantes sumergidos en una crisis que no son capaces de superar, a los cuales el estado y la sociedad les ha colocado en el lugar ideal para llevar a cabo la matanza, les han proporcionado las armas para hacerla y les han negado ninguna escapatoria para poder revertir la situación y su crisis.

La instrumentalización del ser humano

Este es un tema fundamental en American horror story 4. Creo que no hay manera de explicitar mejor este mal de la sociedad como se hace en la serie, dado que los personajes de la troupe son instrumentalizados de muchas formas distintas;

Primero por su benefactora, Elsa Mars, que aunque sea dulcemente los aprovecha en su propio beneficio, exhibiéndolos y viviendo de ellos como una reina en una corte de disminuidos. Este hecho se hace más crítico si tenemos en cuenta el defecto que ella misma oculta a los demás para no ser considerada también como un engendro, cosa que marcará profundamente al personaje y lo convertirá en el dilema de su historia.

Por otra parte se habla de la instrumentalización de la pareja, la obtención de un fetiche, de una persona a la que se ha escogido únicamente por sus cualidades físicas, no importando en absoluto ninguna característica emocional ni intelectual. En este caso el fetiche no es más que un juguete que puede ser destruido en cualquier momento porque el ser humano que hay detrás no importa y todas las dimensiones que le configuran tal y como es son reducidas a la nada.

Por último American horror story 4 nos muestra la peor forma de instrumentalización que podamos imaginar; la del asesinato y destrucción de toda una vida solo por la deseo de obtener  algo material de ella. En la serie pueden ser las pinzas que uno de los personajes tiene en lugar de manos, aunque en la vida real podría ser la cartera con las monedas que contenga.

Gran universo

Por primera vez en la serie vemos conexiones entre temporadas, siendo American horror story 4 un puente entre las cuatro primeras que hemos visto hasta ahora y que parecían no guardar conexión entre sí. Por lo tanto estamos hablando de un gran universo por el que se adivina que transitarán personajes conocidos en temporadas anteriores.

En esta temporada este tránsito lo han llevado a cabo Marjorie, la chica con síndrome de down de la primera temporada y la pobre Pepper, que es abandonada por Elsa Mars en el sanatorio mental de la temporada 2, en la que ya nos enterneció con su inocencia.

Valoración

American horror story 4 es una auténtica rareza. No vuelve a profundizar en el terror gótico como la primera y la segunda temporada aunque se acerca un poco más a este estilo que en la tercera. El tema del que habla es fascinante, se ha visto pocas veces en el cine aunque siempre ha levantado mucha expectación.

Por otro lado el argumento mantiene a la serie en un estado de forma muy vital ya que nuevamente vuelve a reinventarse y nuevamente sale por donde el espectador no lo espera, lo cual hace que sea extremadamente dinámica y que el espectador espere con curiosidad y cierta impaciencia la siguiente entrega en busca de un nuevo y sorprendente argumento.

It's only fair to share...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin