American horror story 3 es una nueva inmersión en lo escabroso, esta vez a través de la historia de un grupo de brujas con distintos poderes. Esta temporada supone un claro respiro para la serie, que comenzó siendo opresiva y en la segunda temporada esta sensación de opresión y oscuridad se hizo un tanto pesada para el espectador.

Argumento

El eje central de la historia transcurre alrededor de Cordelia Foxx y su institución para “chicas peculiares”, lo cual recuerda un tanto a los X men de Marvel y al profesor Xavier, encargado de encontrar mutantes alrededor del mundo para ofrecerles abrigo; más aun teniendo en cuenta que las jóvenes brujas reclutadas destacan cada una por un poder al igual que hacían los superhéroes del cómic.

En cuanto a los hechos, la historia en  American horror story 3 es sorprendentemente sencilla si valoramos las dos anteriores entregas; básicamente las jóvenes brujas buscan hallar su nuevo lugar en el mundo tras asumir lo que son, mientras Fiona Goode, la bruja suprema del aquelarre, cuya luz se está apagando, trata de encontrar a su sucesora para asesinarla y recuperar su poder y su juventud.

Si a todo esto le sumamos la aparición de Marie Laveau, como jefa del clan de las brujas africanas del vudú, enemiga de las protagonistas, un cazador de brujas que también pondrá las cosas difíciles y a la mismísima  Marie Delphine LaLaurie, interpretada por la gran Kathy Bates (la fan paranoica de Misery, la famosa adaptación al cine de la novela de Stephen King), tendremos prácticamente todos los elementos que conforman esta tercera temporada de la serie.

Marie Delphine Lalaurie

Se trata de un personaje histórico cuyas hazañas podrían estar a la altura de Elisabeth Bathory, la condesa sangrienta responsable de despoblar de muchachas jóvenes a las que torturaba y extraía la sangre para darse baños rejuvenecedores.

En este caso, Lalaurie, afincada en la Nueva Orleans del siglo XIX es famosa por torturar a esclavos negros de las formas más terribles. Así, tal y como cuenta una crónica de la época, tras el incendio de la mansión en 1834, encontraron en la casa  «esclavos, completamente desnudos, encadenados a la pared, con los ojos arrancados, sus uñas arrancadas de raíz; otros tenían sus articulaciones completamente raspadas e infectadas, agujeros grandes en sus nalgas de donde se había arrancado un pedazo de carne, sus orejas colgando de sus cabezas, sus labios amarrados… intestinos al aire y amarrados alrededor de sus cinturas desnudas. Había agujeros en sus cráneos, en donde un palo había sido utilizado para batir los cerebros». El número de esclavos asesinados por este sádico monstruo superó los cien.

American horror story 3 es una venganza a la memoria de Lalaurie, un escarnio público y una denuncia de lo que esta psicópata hizo para traerlo de nuevo a la memoria colectiva. En la serie, Marie Laveau, la bruja principal de origen africano toma cumplida venganza de ella.

La crisis de la ancianidad

American horror story 3 profundiza en la crisis que sufre Fiona, al ver cómo sus días de suprema llegan a su fin. En el universo de las brujas, el fin de una suprema implica también el fin de su vida, ya que su poder ha de ser transferido a la siguiente para que su mandato sea reemplazado.

Fiona no acepta que se hace mayor y trata de luchar contra la vejez a través de la medicina, de la brujería e incluso del asesinato, aunque descubrirá que ni si quiera su poder es capaz de dar marcha atrás a las reglas inamovibles de la vida.

Ella lo ha tenido todo en su juventud, el poder, los hombres que quería y caían rendidos a sus pies y la libertad. Sin embargo ahora se enfrenta a una nueva existencia en que lo más interesante de su vida ha quedado atrás. Además se encuentra sola; ha destruido su relación con su hija y huye del hombre que la ama sinceramente como si él representara la pérdida total y definitiva de su independencia y su felicidad.

Base psicológica de la crisis

Si la crisis de la mediana edad representa a una persona asomándose por primera vez al abismo de la edad y el riesgo de esta crisis es el de destruir todo lo que se ha creado para volver a construir otra cosa con la falsa presunción de volver a sentirse joven en el proceso, la crisis de la ancianidad es un paso más hacia ese abismo. Se ve el final cerca, uno se siente inútil pues por diversos motivos ya no es capaz de hacer la mayoría de cosas que hacía en su juventud y corre el riesgo de caer hundido en una triste melancolía.

La solución para ambas crisis en realidad es la misma; consiste en una reafirmación de uno mismo como individuo. En la mediana edad uno debe ser capaz de estar orgulloso de lo que ha construido; una familia, un negocio, etc. Si se supera esta crisis correctamente se es capaz de luchar por estas cosas de forma mucho más tenaz porque el individuo, el concepto del yo y el amor por su obra han quedado fortalecido. De no ser así podemos ver matrimonios rotos, negocios abandonados y cambios dramáticos de dirección vital.

La solución para la crisis de la ancianidad consiste básicamente en lo mismo; ser capaz de mirar hacia atrás y sentirse orgulloso de su obra, afirmar que ha valido la pena. Sí se consigue superar, el anciano, que ha luchado toda una vida por unos valores se convierte a sí mismo en un valor que mejora la sociedad, pues se ha convertido en un ejemplo a seguir y en una inspiración para familiares y conocidos.

El diablo y el infierno

En American horror story 3 aparece nuevamente la figura del diablo, esta vez como una especie de demonio del vudú con quien Marie, la rival de Fiona ha hecho un pacto de juventud según el cual vivirá eternamente a cambio de que cada año le entregue un alma inocente en forma de bebé secuestrado. El pacto se romperá en el momento en que ella falte a su cumplimiento, momento en que será arrastrada al infierno por toda la eternidad.

Si bien el diablo ha aparecido muchas veces en la serie, esta es la primera vez en que vemos el infierno, que consiste en vivir eternamente una realidad que hace profundamente infeliz a quien los sufre, como atender una cola infinita de gente hambrienta e impaciente en una hamburguesería o sufrir una cruel tortura de tu enemigo en vida.

En su búsqueda por prolongar su vida Fiona acuerda el mismo pacto con el diablo, pero este la contempla decepcionado diciendo que el pacto no puede cumplirse pues la maldad de ella es tal que no posee un alma que poder entregar, es decir que su alma ya pertenece a él de antemano. Ante la pérdida de su última esperanza Fiona cae desesperada.

Valoración

American horror story 3 ha disminuido el nivel de intensidad gótica y asfixiante que tenían las dos primeras temporadas, localizadas en lugares cerrados, asfixiantes llenos de fantasmas y monstruos. Esto supone una disminución del horror pero al mismo tiempo también una bocanada de aire fresco. No sé si aumentando esa presión de estilo gótico la serie habría acabado por agotarme.

El arte en la serie me parece sublime en todos los aspectos. Hay escenas en que el encuadre, la música, la actitud de los personajes, el escenario y la manera en que se produce el movimiento son en sí una obra maestra. Creo que en esta temporada se consigue un hito difícil de superar en este sentido. Esta especie de arte de vanguardia, un poco fuera de lugar por irreverente y al mismo tiempo espantoso me ha recordado a la sensación que me produjo “Carrie de 1976” en cuanto a la sorprendente innovación artística.

It's only fair to share...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin